Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL NUEVO GOBIERNO

Aznar pone a Ángel Acebes al frente del partido al pasar Álvarez Cascos a una vicepresidencia del Gobierno

Ángel Acebes y Juan Carlos Vera son los dos nombres que tendrán protagonismo propio dentro del PP en los próximos tiempos. También, dos opciones. Acebes era barajado en las apuestas de ministrables del primer Ejecutivo de José María Aznar para varios departamentos (Justicia, Administraciones Públicas, Portavoz....), pero será finalmente el que asuma el control del partido tras la fuga de las principales figuras al Consejo de Ministros. Vera, con menos proyección pública y política, es el actual secretario de Organización y la persona promocionada por el aparato. Acebes se ha impuesto porque los dirigentes territoriales del PP están acostumbrados a llamar a la sede central y hablar con un peso pesado o con Aznar.

El aparato del PP -esos cargos intermedios que se reparten los cerca de 30 despachos de la sede central, en Génova, 13- apostaba sin ambages por el futuro de Juan Carlos Vera, un abogado madrileño de 41 años, como el nuevo hombre fuerte del partido. Según esta versión, Vera, secretario de Organización desde 1990, era el dirigente indicado para asumir el control en cuanto el actual secretario general, Francisco Álvarez Cascos, y los tres vicesecretarios generales, Mariano Rajoy, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, fueran ratificados como ministros del primer Gobierno de José María Aznar. Vera ya coordina de hecho. la implantación territorial del PP, pero con menos poder de decisión.Vera, que es un hombre de la total confianza de Álvarez Cascos y ejercía hasta ahora como su segundo, defiende con tal tesón su función gris y teóricamente ajena a la trascendencia de sus cometidos actuales que rechaza de manera abrupta las apariciones y las declaraciones públicas. Esta voluntad, sin embargo, se contradice con su cada vez mayor fuerza interna en el PP. El problema de Vera, precisamente, es su escaso "perfil político". Es decir, no sería un "referente ni para la opinión pública ni para muchos dirigentes territoriales del PP", según expresa un colaborador de Aznar.Estructura muy jerarquizada

El PP refundado por Aznar tiene una estructura orgánica perfectamente definida y conocida desde el congreso de Sevilla de 1989 y nadie se salta ningún eslabón de la cadena de mando. El congreso de Madrid del pasado mes de enero retocó algo ese organigrama muy jerarquizado, pero para consumar situaciones de hecho. Tras el liderazgo de Aznar y la secretaría general de Álvarez Cascos se han triplicado ahora las vicesecretarías, que antes sólo ocupaba Rajoy y que ahora comparte con Rato y Mayor Oreja por su incuestionable proyección en los últimos años. Tras esos puestos ya estaba Vera, que ahora debería verse reforzado.

En el PP hay cinco secretarías ejecutivas de área y Vera se en carga precisamente de la territorial. Las otras cuatro son importantes, pero los populares son conscientes de que un partido se controla sobre todo desde la Secretaría de Organización Territorial.

La falta de perfil político de Vera ha aparcado su proyección en favor de Ángel Acébes, un licenciado en Derecho de 37 años, y con la máxima confianza personal de Aznar. Acebes, ex alcalde de Ávila y ex portavoz del PP en el Senado en los dos últimos años, estaba destinado, en principio, para ejercer como portavoz del partido en el Congreso en esta legislatura.

La falta de mayoría absoluta. del PP ha modificado esos planes. Acebes es un político de tonos demasiado suaves. El equipe, de Aznar lo empezó a barajar entonces para varios ministerios., Esta especulación tampoco se concretó. Aznar ha preferido designarlo como el "referente político verosímil" en el PP.

"Los presidentes provinciales o regionales del PP están acostumbrados a llamar a Madrid, a Génova, 13', y que les conteste directamente Aznar o, en su defecto, Álvarez Cascos o algún vicesecretario. Ahora, cuando ellos estén en los ministerios o no estén localizables, tendrá que haber otra persona de peso con capacidad de decisión y voz propia", explica uno de los dirigentes destinados a continuar en la sala de mandos del PP. Esa misma tesis, palabra por palabra, ha sido refrendada por uno de los barones territoriales del PP de mayor confianza para Aznar,

Estas teorías son las que han servido de base a varios dirigentes del PP para asegurar que al frente del partido debía quedarse uno de sus ya contrastados pesos pesados. Algunos dirigentes llegaron a señalar, en este sentido, que Javier Arenas era el mejor candidato porque Aznar quería rescatarlo para Madrid y porque ya había ocupado un tiempo una vicesecretaría general del partido. Arenas ha sido confirmado como ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de mayo de 1996

Más información

  • El aparato de la formación apostaba por Juan Carlos Vera, secretario de organización