Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ITALIA

El descontento de Bossi

El resultado más que satisfactorio de la Liga Norte, que a medida que avanzaba la noche subía en porcentaje de votos, sorprendió a todos los observadores, incluido el propio Umberto Bossi. Pero a éste negativamente. Esperaba mucho más. "Si los sondeos se confirmaran, significaría que el Norte ha votado contra sí mismo, por el poder romano. Estaríamosbajo, el síndrome del colonialismo: los colonizados votan por los colonizadores", dijo tras el cierre de los colegios, cuando a la Liga se le atribuía una cuota de algo más del 8%, similar a la del año pasado, y, entre 25 y 30 diputados.No se entiende bien el enfado del líder de la Liga, salvo porque, si la victoria del Olivo se confirma, perderá la capacidad de jugar con dos bloques empatados. Tendría, eso sí, la posibilidad de crear problemas en la Cámara, acentuando la inestabilidad que los diputados de Refundación Comunista pueden hacer pender sobre el Gobierno. "La Liga estará en la oposición. Padania [república que quiere fundar Bossi en el norte de Italia] en la oposición de Roma padrona", dijo.Un posible encargado de sondear a la Liga, si el Olivo necesitara sus votos para formar Gobierno, es Lamberto Dini. Pero anoche Dini, satisfecho de sus, propios resultados, no entraba en estas consideraciones. "Hasta aquí, el Polo ha perdido. No entiendo por qué se quiere poner otros acentos", respondió."La verdad es una sola", prosiguió, "que el Olivo ha ganado las elecciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 1996