Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clubes, dispuestos a negociar por libre todas las ofertas que reciban por la televisión

La reunión de ayer de la Liga Profesional con los clubes de fútbol sobre el futuro de la venta de los derechos de televisión aumentó la confusión reinante. La Liga insiste en que la ley obliga a una negociación conjunta, pero una mayoría se inclina porque se permitan los acuerdos individuales. Las ofertas en el mercado son numerosas y varias cadenas no han dicho la última palabra. Ayer, por ejemplo, Tele 5 reconoció que se ha dirigido a la Liga, que habla de ofertas "más cuantiosas" que la de Antena 3 y las Autonómicas. o hubo votación y se quedó en estudiar el asunto en una asamblea a primeros de mayo. Para mayor complicación, de la reunión surgió un tercer frente: el futuro de las quinielas. Algunos clubes amenazan con boicotearlas.

Los clubes de Primera expresaron mayoritariamente su voluntad de negociar de forma individual los derechos de televisión de sus partidos, que son gestionados por la Liga Profesional según el actual contrato que vence en julio de 1998. La postura de buena parte de los clubes se ha impuesto al criterio de los dirigentes de la Liga, partidaria de subastar esos derechos en paquetes y de forma colectiva, como estipula la ley."Se ha vendido la Liga por un plato de lentejas", lanzó el presidente del Valencia, Francisco Roig, al finalizar la reunión. José María Caneda, presidente del Compostela, compartió las críticas: "La solución adoptada no me parece la mejor. No puedo estar contento. La Liga ha salido tocada. Es lamentable que dos equipos [Real Madrid y Barcelona] hayan puesto sobre las cuerdas al resto. El fútbol televisado puede ser una merienda de negros (sic) a partir de la temporada 1998-99". "Está el menú, la carta, el postre, el desayuno, la cena, el ático, el centro y la cloaca", fue la conclusión de Gil.

Estas críticas chocaban con la alegría que no pudo disimular el presidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro, o el apoyo del vicepresidente del Barcelona, Joan Gaspart, a la solución dada. "Vamos a ser libres", destacó el presidente del Deportivo, quien añadió: "A partir de hoy hay una nueva Liga a pesar de que otros aseguren que ha sido un mal día para ella".

La Liga ha, advertido a los clubes de las consecuencias legales en que pueden incurrir si deciden, unilateralmente, firmar acuerdos para 1998. La Ley del Deporte atribuye la gestión y la percepción de esos ingresos a la Liga durante la vigencia del plan de saneamiento de los clubes, que acaba en el 2002. La Liga, según su portavoz, Tony Fidalgo, "se ha visto obligada a asumir la situación, un tanto traumática, como un hecho consumado". El presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, que sorprendió por su actitud solidaria, reconoció: "Nos hemos encontrado con una realidad irreversible". Se refieren a los acuerdos que algunos clubes han firmado y otros tienen comprometidos con Antena 3 que, a su vez, ha llegado a un pacto con las televisiones autonómicas TVG, TV-3 y ETB, por la venta en exclusiva de todos los derechos de televisión de sus partidos.

La oferta más conocida es la de Antena 3, que reunió el jueves en su sede a representantes de 12 clubes de Primera División. Esta cadena ofrece, por cinco años, siempre en mínimos, 3.000 millones de pesetas por temporada al Real Madrid y al Barcelona; 800 millones a cada uno de los equipos más modestos -Salamanca, Mérida, Valladolid, Sporting, Albacete, Racing y Rayo-; y 1.000 millones a los equipos intermedios. Antena 3, además, asegura 150 millones por temporada a cada uno de los 20 equipos de Segunda.

El portavoz de la Liga, por su parte, ratificó la existencia de otras dos ofertas, sin especificar las cadenas, "tanto o más interesantes y de mayor cuantía que la de Antena 3". Los clubes van a estudiar estas ofertas en los próximos días, antes de la celebración de la asamblea de la Liga en la que se legitimen los acuerdos, prevista para la primera semana de mayo.

Ayer mismo, Tele 5 hizo público un comunicado en el que expresaba que "se ha dirigido al que considera único interlocutor, la LFP, ofreciendo una serie de posibilidades distintas como es la oferta a la carta". Tele 5 considera "extraño" que Antena 3 negocie paquetes globales "cuando denunció ante el Tribunal de la Competencia el actual acuerdo entre las televisiones públicas y Canal + por su carácter exclusivista". Tele 5 se sorprende de que ahora Antena 3 "no tenga ningún problema en aliarse con tres televisiones autonómicas". Antena 3 está dispuesta ahora a incurrir en la situación que denunció.

Sin embargo, la venta de los derechos individuales presenta varias incógnitas. ¿Qué sucederá si los clubes negocian con cadenas diferentes?, ¿cómo se resolverá un partido entre dos equipos cuyos derechos pertenezcan a dos cadenas competidoras? Si la Liga no controla los derechos, ¿quién impone los horarios de los partidos? Tercera complicación, ésta de tipo legal: el nuevo contrato que se firme entrará en vigor a partir de julio de 1998, fecha en que vence el actual acuerdo con las televisiones autonómicas, Canal + y TVE. Pero estas cadenas tienen derecho de tanteo.

"La Liga ha señalado este detalle a los clubes", indicó Tony Fidalgo. "También se le ha insistido", añadió el portavoz de la Liga, "en la delicada situación jurídica en que pueden incurrir".

La voracidad alcanza a las quinielas

Las quinielas han conseguido mantener a flote a la mayoría de los clubes de fútbol al asumir sus casi 50.000 millones de deuda a través de un plan de saneamiento firmado con la Administración que acaba el 31 de diciembre del 2002. Los clubes reciben el 8,5% de la recaudación íntegra de las quinielas -el 1% en concepto de participación, y el 7,5% de subvención para el plan de saneamiento-, que se reducirá al 3,5% cuando se hayan resuelto las deudas. Los clubes hipotecaron hasta el final del 2002 los ingresos por sus derechos de televisión como uno de los avales del plan de saneamiento.La buena marcha recaudatoria de las quinielas ha permitido generar un excedente de unos 15.000 millones que la Liga y la Administración han dado un destino: sufragar los gastos de remodelación de los clubes, exigidos por la FIFA y la UEFA para la seguridad de las instalaciones. Ahora los clubes quieren cambiar ese destino. Pretenden acelerar la resolución de ese plan de saneamiento para actuar con "manos libres". Ahora las quinielas no escapan de las apetencias monetarias que han destapado con los derechos de televisión.

Algunos clubes, con el presidente del Deportivo al frente de la cruzada, pretenden que uno de los juegos más tradicionales no sólo vaya a resolver sus problemas económicos sino instaurarle indefinidamente como su mejor aval de cara al futuro. Los clubes van a exigir un aumento, o como mínimo mantener el actual porcentaje, de los ingresos de las quinielas aunque desaparezca el plan de saneamiento. "Si no mejoran las aportaciones de las quinielas, que se olviden del Deportivo. Su nombre no aparecerá en los boletos", fue la amenaza de Lendoiro. La respuesta hace tiempo que llegó. El actual secretario de Estado para el Deporte en funciones, Rafael Cortés Elvira, puso el dedo en llaga. "Los que exigen dinero al Estado no pagan a Hacienda y a la Seguridad Social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de abril de 1996

Más información