Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los beneficios empresariales brutos se elevaron el 12,9% en 1995 y el empleo se recortó el 1,6%

Las empresas mejoraron el pasado año sus resultados brutos en un 12,91%, hasta unos niveles que no se producían desde principios de los noventa. Según datos de la Central de Balances del Banco de España, los resultados netos fueron del 11,1% sobre el valor añadido bruto, frente al 7,5% del año anterior y el 0,4% de 1993. Las plantillas se redujeron un 1,6%, frente al 4,6% de 1994, y los costes de personal se mantuvieron moderados (2,2% de incremento), aunque fueron superiores a los del año anterior (0,4%). Los gastos financieros también bajaron (-0,3%), aunque menos que en 1994 (-19,2%). A la vista de estos datos, el Banco de España advierte a las empresas que deben moderarse los dividendos.

La muestra que el Banco de España realiza trimestralmente sobre los resultados de 678 empresas (un 11,8% del PIB del sector empresas no financieras y familias) refleja que se ha mantenido durante 1995 la tendencia a la recuperación de los beneficios iniciada en 1994. Sin embargo, en los dos últimos trimestres del pasado ejercicio se ha producido una ralentización debido a la fuerte desaceleración de la industria en la segunda mitad del año, según el banco emisor.Una muestra de ello es que el valor añadido bruto al coste de los factores (las ventas de la empresa menos los costes productivos) alcanzó para el con junto del pasado año una tasa de variación del 7,5% mientras que en el cuarto trimestre el incremento ha sido del 5,5%. En sentido contrario, los gastos de personal aumentaron un moderado 2,2% nominal en la media del año, aunque en el cuarto trimestre repuntaron al 3%, debido tanto a la creación de empleo en las medianas empresas como a la culminación de los procesos de reestructuración en alguna gran empresa.

La evolución tanto de la actividad como de los gastos de explotación llevó a una aceleración del resultado económico bruto de explotación que pasó de crecer el 10,2% en 1994 a aumentar el 1.2,9% un año después. Este resultado respecto del importe de la cifra neta de negocios y otros ingresos de explotación (margen empresarial) alcanzó un 20%, porcentaje nunca alcanzado desde que el Banco de España facilita esta información.

La estabilización de los gas tos financieros en el año 1995, el aumento de los recursos generados y las menores amortizaciones (4,2%) explican "una evolución muy positiva" del resultado neto que alcanzó el 11,1% sobre! el valor añadido bruto (VAB), frente al 7,5% del año anterior y del 0,4% en 1993. El porcentaje alcanzado el pasado año es el más alto desde principios de los noventa, en plena expansión de la economía.

Estos buenos resultados no deben llevar, según advierte el Banco de España en su último informe, a la alegría en la remuneración a los accionistas de las empresas. En concreto, señala que "dada la evolución de las amortizaciones y provisiones, una política poco estricta de distribución de dividendos podría afectar negativamente a la evolución de la autofinanciación".

Con más detalle, el comportamiento de las empresas analizadas por el Banco de España el pasado año fue el siguiente:

Cifra de negocios. La cifra de negocios media durante el pasado año aumentó un 10%, algo más de dos puntos sobre el año anterior. Por su parte, las compras crecieron un 13,9%. Durante 1995, el 56,9% de las empresas experimentó una variación positiva en su valor añadido bruto, cuando ese porcentaje fue del 63,3% el año anterior.

Gastos de personal y empleo.

En los últimos cinco años se ha producido una fuerte desaceleración de los gastos de personal de las empresas, cuyo crecimiento pasó del 10,2% en 1990, al 0,4% en 1994 y al 2,2% el pasado año. Los incrementos son mayores en las empresas privadas (3,1%) que en las públicas (1,5%). Por sectores, el comercio es el que registró mayores incrementos (4,2%), debido al aumento de plantillas. La remuneración media por trabajador se elevó sin embargo un 3,9%, debido a la reducción de plantillas (-1,6%) sobre todo en algunas empresas públicas. Respecto del pasado año (destrucción del 4,6% de los empleos preexistentes), la tendencia es a una mejor situación del empleo.

Resultados, márgenes y rentabilidad. El aumento de la actividad empresarial durante el pasado año, junto con la moderación en los costes de personalpropició que el resultado económico bruto de explotación creciera un 12,9% frente al 10,2% en 1994 y el descenso del 4,2% en 1993. Sin embargo, en el último trimestre del pasado año se acusa una disminución en el ritmo de aumento del resultado bruto (7,9%) debido a la ralentización de la actividad. Por sectores, mejoró sensiblemente la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua, que alcanzó una tasa del 5% frente al -3,1% de un año antes. El informe del Banco de España señala que el sector manufacturero fue el motor de la recuperación de la economía durante el año 1994 y ha sido el pasado año su sector más dinámico, con un aumento en su resultado bruto de explotación del 26,4% y del 10,8% en su va lor añadido bruto. El comportamiento de los gastos financieros, tanto en el conjunto del año como en cada uno de los trimestres, contribuyó a la mejora de los resultados de las empresas. Según el Banco de España, los gastos financieros se redujeron un 0,3% el pasado, año, bastante menos que el anterior (-19,2%), una vez agotados los efectos de la bajada de tipos de 1994.

Menos empleos, más oficinas

El informe mensual incluye in formación relativa al número de operaciones, personal activo y oficinas de las entidades de crédito. En cuanto al número de operaciones vivas a finales de 1995, el informe señala que bajaron tanto los efectos comerciales (-6,3%), como los financieros (-46,3%), las cuentas de crédito (-0,6%), las cuentas corrientes (-0,9%) y las imposiciones a plazo (-7,4%).

El empleo también cayó en el sector financiero (-0,8%), debido sobre todo al descenso en la banca (-1,5%) ya que aumentó en las cajas de ahorros (0,7%). El total de empleados en el sector financiero existentes a diciembre era de 248.730. El número de horas trabajadas cayó un 1,5% (-2,3% en bancos y 0,4% en cajas). El número de oficinas operativas aumentó un 2,4% (36.569 en total), superior para las cajas (2,8%) que para los bancos (2,6%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de abril de 1996

Más información

  • El Banco de España advierte que deben restringirse los dividendos