Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Entusiastas

Somos un grupo de alumnos de la Universidad Popular de Alcorcon, dentro del curso de historia y arte de España que se imparte en el centro cívico de San José de Valderas dependiente de la citada universidad, y por tanto, entusiastas de cualquier manifestación artística. Agradecemos a los propietarios del retrato de Inocencio X el que hayan permitido su exposición en el Museo del Prado y, por supuesto, a todas aquellas personas o entidades que hayan colaborado para esta exhibición.Fuimos el pasado primero de febrero a contemplar a tan augusto Personaje, al igual que otros tantos admiradores o no del genio velazqueño, y a sentirnos escrutados por la mirada penetrante del Papa, que no sabemos si nos perdona los pecados o nos recrimina concienzudamente nuestra osadía por visitarle.

El día 7 nos volvimos a encontrar con esa misma mirada por los pasillos helados del monasterio de El Escorial. Ahí estaba Inocencio X, en una recoleta sala de las pinturas de tan egregio monasterio-palacio. La misma postura, la misma luz sobre el capelo, la misma dureza en la mirada. Un bargueño. a la izquierda de la mano papal mantiene el billete, un reloj sobre el mismo, un retrato colgado de la pared entelada y un desconocido clérigo de pie acompañan al Papa.Este retrato está atribuido a Pietro Mártire Neri, coetáneo de Velázquez. Las dimensiones son de 213 por 167 centímetros. Hemos indagado en diccionarios enciclopédicos, en manuales de arte, y no aparece Pietro Neri.

Sabemos que hay varias copias del retrato de Velázquez y no dudamos que si posó para alguien el papa Inocencio X fue para él, pues tenía el rango, la fama y el talento pictórico suficiente para ello, y además se conocieron cuando fue nuncio en la corte de Felipe IV.

Pero ¿quién fue Pietro Mártire Neri?, ¿quién compró su cuadro para El Escorial?, ¿hay en los inventarios del monasterio datos que aclaren estas preguntas?, ¿sabían las autoridades del Patrimonio que nosotros teníamos un retrato de Inocencio X?

Mientras tanto, si alguien no ha tenido ocasión de contemplar en el Museo del Prado al papa Inocencio X, flanqueado por Marte y Esopo, puede hacerlo allí, en El Escorial, entre otras pinturas que esperan una mano generosa que las lleve a restaurar.

Aun cuando nos hayamos excedido en el número de líneas permitidas, les rogamos traten de publicar esta carta, con objeto de que puedan ser contestadas nuestras preguntas si por fortuna son leídas por expertos o conocedores del tema-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de marzo de 1996