Cartas al director
i

Incineradora

Yo estuve en la reciente manifestación contra la incineadora. Acabo de oír unas declaraciones del alcalde y, aparte otras consideraciones, este señor una vez más me deja perplejo. En ellas comenta que se le insultó, y por ello está muy disgustado. Bien, en este caso soy yo, y me imagino que el resto de los manifestantes, los insultados, porque una manifestación más tranquila y pacífica no he visto en mi vida, sin un solo incidente, ni un problema; hay numerosos testigos de las fuerzas del orden que pueden testimoniar.Son absolutamente falsas las acusaciones que hace, y espero rectifique; una vez más le han informado mal. Si viene la derecha (Dios no lo quiera) y éste es su talante...

Por cierto, si la incineradora tiene tantas ventajas, ¿por qué no la pone el señor alcalde junto a su casa?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 1996.