Continente de Aluche cobra un 30% más de lo autorizado al pequeño comercio

El gigante de la distribución comercial Continente, que explota una gran superficie en Aluche, cobró alquileres superiores a los autorizados por el Ayuntamiento, a varias decenas de pequeños comerciantes. Así opinan tres grupos municipales (IU, PSOE y PP), que han investigado las quejas de los pequeños tenderos sobre los precios de la multinacional. El Ayuntamiento exigirá a Continente que rebaje sus tarifas.

"¿Qué se esconde detrás del centro comercial de Aluche?", se pregunta el grupo municipal socialista. Su concejal Gabriel Fernández, portavoz en el distrito de Latina, denuncia varios "escándalos": "Han cobrado un 30% más de lo permitido a la mayoría de los tenderos; no han dedicado el 75% de las superficie al pequeño comercio y han firmado contratos por cinco años cuando lo legal es por 75". Julián Rebollo, de IU, apoyó esta tesis: "Continente quiere asfixiar a los minoristas", declaró a Efe. El PP se sumó a estos juicios tras una investigación abierta en el distrito de Latina.Un informe de la dirección de Comercio ha abierto los ojos del presidente del distrito, Antonio Moreno (PP). "Hemos descubierto varias irregularidades. La más importante es el cobro a los comerciantes de rentas más elevadas de lo autorizado se señaló. Moreno anuncia que en marzo, previo acuerdo de todos los grupos, exigirán a Continente, que participa en la sociedad Coinsa que explota la galería comercial, el cumplimiento del pliego de condiciones donde se establecía el precio máximo de los alquileres.

Según un portavoz municipal, Continente cobraba 1.000 pesetas más de lo autorizado por cada metro cuadrado. Los locales tienen una superficie media de 40 metros.

El centro comercial de Aluche, donde convive el hipermercado Continente con una galería donde abren un centenar de pequeñas tiendas del barrio, fue adjudicado por el PP a la multinacional francesa por más de 6.000 millones de pesetas en 1992.

Esta concesión fracturó el grupo municipal del Partido Popular, que gobernaba en solitario el Ayuntamiento. Dos de sus ediles, Manuel Martínez Blanco y Venancio Mota (que no repitieron en las pasadas elecciones) se negaron a apoyar con su voto la adjudicación. Protestaron contra un acuerdo que perjudicaba a los comerciantes de Aluche, según dijeron. Pero el Gobierno de José María Álvarez del Manzano impuso su mayoría y cerró el trato con Continente. Aquí no acabaron los problemas. Dos años después de inaugurado el nuevo centro, los comerciantes han forzado una investigar municipal.

Este periódico trató ayer sin éxito de recabar la versión Continente y su portavoz sobre lo sucedido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 1996.