Tribuna
i

Así son ellos en Internet

Debo advertirles de que quien escribe esto no es un ser normal, sino alguien qué acaba de atravesar la traumática experiencia de comunicarse con los programas electorales de los diferentes partidos conectados a la red Internet. Aún ahora, que ya ha pasado un buen rato desde que salí de pantalla, me miro para comprobar que no he sido objeto de mutación alguna, pero no las tengo todas conmigo. Seguramente me ha entrado un algo por las yemas de los dedos, y es posible que, antes de terminar de redactar esta gacetilla, necesite un sujetador con tres copas o unas gafas extras para, el ojo de la trompetilla. Entretanto, se lo voy a contar.Advertencia número uno: tarda tanto en llegarte todo, que, si te descuidas, mientras conectas con los partidos y sus respectivas ofertas, no sólo han pasado las elecciones, sino que ya se ha presentado como candidato el hijo de Aznar.

Más información

Pero una vez consigues acceder, y tienes delante la suculenta oferta -PSC, PSOE, PP, IU, CiU, ER, IC-, empiezan las sorpresas. En lo del PSOE -que es bastante pobretón, con una bonita rosa roja, eso sí, atravesando la pantalla-, no hay forma de enterarse de cuáles son los candidatos, porque le das click al mapa que aparece para que elijas a los de cada lugar, y te contesta que no hay. La oferta del PP, por el contrario, arranca con el logotipo, un Bienvenidos al Partido Popular que da gozo verlo, seguido de un animoso con la nueva mayoría, y un recuadro con nueve fotos, de las cuales ocho son de ciudadanos-tipo (onda Frutas Selectas) y el del centro, recuadrado en azul, no es otro que José María Aznar.

Los populares presentan un surtido que va de la angustia vital y existencial al ludibrio más desatado. Al primer apartado corresponden los interrogantes filosóficos: "¿Quiénes somos? ¿Qué queremos? ¿Cómo trabajamos?", cuya respuesta es desconcertante, puesto que no sólo no te cuentan de dónde vienen, sino que optan por saltarse también el qué son, y pasan directamente al qué queremos, al que responden, en la línea Madame Guillotine, diciendo que quieren libertad, igualdad de oportunidades, solidaridad y justicia". En el capítulo lúdico, prometen obsequiarte con el himno del partido, pero para eso se necesitan 604 kb, y yo, por mucho que me los busqué, no me los encontré, y eso que tengo el mouse grande como un conejo.

Lamento comunicar que ayer no me fue posible conectar con IU, aunque seguiré intentándolo. En cambio, recibí el mensaje de Iniciativa per Catalunya, concreto y sencillo, pude zascandilear por CiU en catalán y en inglés, y hasta tuve acceso a la carta de Ángel Colom, de ER, dando la bienvenida a lo que él llama la "Linea Independència". En cuanto a la cuestión mensajes, sugerencias y debate propiamente dicho entre los usuarios, el sistema recomienda que no se usen ni el insulto ni el lenguaje soez. Los partidos tampoco se insultan entre sí, lo cual es un verdadero descanso.

Mientras estaba escribiendo he sufrido, no lo que yo temía, o sea, la mutación, sino el acongojado asalto de una madre que me ruega transmita desde aquí un aviso de última hora y de urgencia: ayer mismo, en la puerta de la urbanización La Moraleja, se encontraba Miriam de la Sierra, hija de los difuntos marqueses de Urquijo, repartiendo globitos y golosinas del PP entre las inocentes criaturas que no pueden defenderse y que ningún daño le han hecho a nadie, aunque vivan en una urbanización de lujo.

Al paso que van, cualquier día se la encuentran en el puente de Vallecas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50