El Gobierno de Juppé Iimita la competencia de las grandes superficies

El Gobierno francés ha declarado la guerra a los hipermercados. Tras la suspensión sine die de toda nueva autorización para la instalación de grandes superficies comerciales, anunciada el pasado 27 de septiembre, el primer ministro, Alain Juppé, dio ayer un nuevo paso con la aprobación de un proyecto de ley sobre libre competencia que prohíbe la venta de artículos por debajo del precio de coste.

"Las grandes superficies francesas han elegido basar su estrategia comercial sobre los llamados precios de llamada. Sobre esos productos, venden con pérdidas que compensan elevando el precio de los demás artículos, lo que constituye una competencia desleal frente a los comercios de menor talla", afirmó Yves Galland, ministro de Comercio, en la presentación del proyecto.

El preámbulo del proyecto habla de "comportamiento predador" y "prácticas desleales" por parte de los hipermercados. Las multas fijadas por la futura ley en caso de distorsión de precios son duras: 500.000 francos (unos 12 millones de pesetas) por cada infracción, y hasta el 50% de los gastos de publicidad si en un anuncio aparecen precios irregulares.

Los directivos de los grandes grupos comerciales, muy poderosos en Francia, creen que la presión ejercida sobre ellos y sus precios tenderá a encarecer la cesta de la compra. "El aumento será del 4% o 5% sobre los productos de mayor consumo", afirmó Francis Cordelette, director general de Auchan (que opera en España con el nombre de Alcampo). El ministro de Comercio dijo, por el contrario, que no habría consecuencias: "Se verán encarecidos unos 500 productos sobre los 50.000 que ofrece un supermercado, pero la competencia forzará a los distribuidores a rebajar sus márgenes sobre el conjunto de los precios y, globalmente, el efecto inflacionista será nulo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de febrero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50