Vuelta a la censura previa

Pocas horas antes del atentado contra la Casa de la Prensa en Argel, el Gobierno anunciaba a los editores de periódicos la decisión de poner en marcha comités de lectura, compuestos por funcionarios, encargados de leer en las imprentas las noticias relativas a los temas de seguridad y hacer cumplir así el decreto que prohibe la publicación de información de orden público que no sea oficial. Entre las atribuciones de estos funcionarios se encuentra la de anular, rectificar o incluso de retirar aquellas informaciones que, según su opinión, pudieran vulnerar la seguridad del Estado. La decisión de¡ Gobierno de reactivar el decreto sobre la información de orden público -que data de 1994 y que ha sido permanentemente vulnerado- fue anunciada la pasada semana a través de un comunicado del Ministerio del Interior en el que acusaba a cierta prensa de hacer apología del terrorismo con sus informaciones.La decisión del Gobierno provocó indignación y protesta de una gran parte de la prensa, especialmente de la privada e independiente, así como de las organizaciones internacionales de defensa de los periodistas.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de febrero de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50