Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la espera de Tomba

La gran atracción de los Mundiales de esquí que se inauguran hoy en Sierra Nevada llegará el día 18

Sierra Nevada Los Mundiales de esquí se inauguran hoy (19.00, La 2) en el nuevo estadio de Los Cármenes de Granada con una ceremonia a la que asistirán los Reyes, que ayer visitaron ya las instalaciones de Sierra Nevada. El apoyo real al acontecimiento ha sido absoluto y buena prueba de ello han sido los dos viajes anteriores en los meses de diciembre y enero. Tras el angustioso aplazamiento de hace un año, se espera que el esfuerzo desplegado acabe en éxito. El tiempo es espléndido y las pistas están muy bien preparadas. A la apertura, que tendrá un tono eminentemente andaluz, asistirán también el príncipe Felipe, las Infantas, el presidente del Gobierno, Felipe González, y Juan Antonio Samaranch, presidente del COI. Con todo, la mayor atracción, el italiano Alberto Tomba, no llegará hasta la semana próxima, pues las pruebas de habilidad, el gigante y el eslalon, serán los cuatro últimos días, del 22 al 25.

Tomba intentará aumentar su leyenda ganando por primera vez algún título mundial, algo que le falta en su brillante palmarés de cuatro títulos olímpicos -doble oro en Calgary 88 y Albertville 92- y nueve Copas del Mundo -una absoluta y cuatro tanto en gigante como en eslaIon- Tratará de tener mejor suerte que en los pasados Mundiales de Morioka, un desastre de organización y de tiempo, que incluso obligó a suspender el supergigante masculino. El gran reto de La Bomba es que esta temporada no está tan bien como la pasada, cuando arrasó en la Copa del Mundo. La irregularidad ha sido su norma, aunque para él eso no significa nada. Su carisma va más allá de las pistas y también lleva una campana agitada por plantes en cuestiones técnicas o por arrojar desde el podio una copa de cristal a un fotógrafo que le sorprendió haciéndole unas fotos desnudo. De él se puede esperar todo, incluido que la primera semana de los Mundiales sea diferente. Ya ha anunciado que no se alojará con el resto del equipo en el hotel y que quiere ir a un apartamento.

Mientras llega, la otra gran atracción en la élite estará en la recuperación del esquiador más regular de la temporada, el polivalente noruego Lasse Kjus, el único que corre desde eslálones hasta descensos. El Poulidor de la nieve, que incluso empezó también la campana repitiendo Segundos puestos, ganó después tres pruebas y se destacó arrolladoramente en la Copa del Mundo, que aún lidera. Pero sólo acaba de volver tras la tremenda caída sufrida en Kitzbuhel (Austria), en los entrenamientos del descenso más famoso.

Ayer, en Hinterstoder (Austria), última. prueba antes de Sierra Nevada, gano otro gran nombre de la temporada, el rey del gigante, el suizo Michael von Gruenigen. Tomba sólo fue cuarto y Kjus, sexto. Otro helvético, Urs Kaelin, segundo, avisó de que su país puede recordar los tiempos de Pirmin Zurbriggen. Ayer, los grandes derrotados fueron los tres líderes de la armada austríaca: Günther Mader, Mario Reitel y Hans Knaus. Suiza incluso amenaza en el descenso al rey desde hace dos temporadas, el francés Luc Alphand con su jovein revelación Bruno Kernen. La otra baza francesa está en sus slalomeurs Sebastien Amiez, sobre todo, e Yves Dimier, que junto al esloveno Jure Kosir y al austriaco Thomas Sykora, son los grandes rivales de Tomba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1996