AT&T entra en la televisión

AT&T ha planteado el reto quizá más formidable hasta ahora a la industria de televisión por cable, con su plan para invertir en el servicio de emisiones vía satélite más importante de EE UU y comercializar sus programas para una enorme audiencia que incluye 90 millones de abonados al teléfono.El lunes pasado, AT&T afirmó que iba a pagar 137,5 millones de dólares por una participación del 2,5% en el DirecTV, que compite con el cable y transmite 175 canales de programación televisiva desde satélites hasta antenas domésticas.DirecTV sólo tiene en la actualidad 1,2 millones de suscriptores. Pero los expertos alegan que si AT&T, la poderosa compañía presidida por Robert Allen, pone su nombre comercial y su poder de comercialización, podría transformar DirecTV en un rival no desdeñable para la televisión por cable.

Para AT&T, el trato representa la primera incursión de la empresa en la televisión en sus 111 años de historia.

" Lo que hemos hecho de un solo golpe es establecer una presencia nacional en la industria del ocio", comenta Joseph P. Nacchio, vicepresidente ejecutivo de la división de consumidores y pequeñas empresas de AT&T.

La televisión vía satélite se ha convertido de repente en la última fiebre del oro del sector de medios de comunicación. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) piensa subastar el último hueco para satélite de emisión directa, y el rival de AT&T en las llamadas interurbanas, NICI Communications Corp., ha dicho que será un postor agresivo, junto con el gigantesco operador de cable Tele-Communications Inc (TCI).

DirecTV es propiedad de GM Hughes, Electronics Corp., una filial de General Motors. Su competidor, Prime Star Partners, que tiene un millón de suscriptores, pertenece a un consorcio de operadores de cable entre los que está TCI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS