Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hormaechea, en el juzgado por tráfico de influencias

Juan Hormaechea, ex presidente de Cantabria, compareció ayer en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Santander para responder sobre presuntos delitos de prevaricación, malversación de fondos públicos y tráfico de influencias. Esta querella contra Hormaechea fue interpuesta hace un año por Gregorio Michelena, propietario del vertedero de basuras de El Mazo, en la región cántabra. Michelena acusaba al entonces presidente de vulnerar la ley de 1987 en materia de vertidos sólidos en beneficio de la empresa Ascan-Sadisa, regentada por un amigo suyo.

Hormaechea decretó que los vertidos sólidos que se arrojaban en el basurero de El Mazo fuesen desviados al de Meruelo, gestionado por aquella sociedad. Michelena asegura que esta causa ha originado unos perjuicios a la comunidad estimados en unos 3.000 millones de pesetas.

La decisión de transportar los residuos a Meruelo la tomó Hormaechea desoyendo los informes técnicos elaborados por el profesor Eduardo García de Enterría, cuyo dictamen costó al Consejo de Gobierno cántabro 30 millones de pesetas.

Hormaechea se negó a contestar a la mayoría de las preguntas de la acusación. El abogado de Michelena, Manuel Pardo Castillo, ex consejero de la presidencia en el Gobierno del PP y uno de los cuatro diputados que en 1990 presentaron también una querella contra Hormaechea, manifestó que sólo llegó a hacerle 12 de las 29 que tenía preparadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1996