LA PACIFICACIÓN DE LOS BALCANES

Solana califica de "frustrante" que los serbios de Bosnia apoyen el éxodo de los suyos de Sarajevo

"Es muy frustrante ver que los líderes de la comunidad serbia no le dicen claramente a su gente que no se vaya de Sarájevo", señaló ayer en la capital bosnia el secretario general de la Alianza Atlántica, Javier Solana, que expresó su preocupación ante un eventual éxodo masivo de los barrios ocupados por los serbios que en marzo pasarán a ser controlados por el Gobierno de la Federación bosnio-croata. Solana hizo un llamamiento a los civiles serbios a permanecer en Sarajevo cuando la ciudad vuelva a estar reunificada y aseguró que las fuerzas de la OTAN desplegadas en Bosnia (Ifor) harán todo lo posible para dar garantías a la población de los barrios serbios, que temen represalias de las. autoridades bosnias.

Más información

Solana descartó cualquier concesión a las demandas de los líderes serbios de aplazar la puesta en marcha de la Administración única para todo Sarajevo, prevista en el acuerdo de paz. "Cumpliremos el acuerdo de Dayton", subrayó.Solana admitió que un éxodo masivo de los barrios serbios de Sarajevo implicaría dos nuevos problemas: "Ya hay demasiados refugiados causados por esta guerra", y "sería un duro golpe al modelo de Bosnia-Herzegovina plural que defendemos". Día a día, los serbios de la capital bosnia se llevan sus pertenencias a otros puntos de la república serbia o a la misma Serbia, y en algunos casos desentierran las tumbas de sus familiares.

Una de las entrevistas más importantes que mantuvo ayer Solana fue con el presidente del pseudoparlamento de la república serbia de Bosnia, Mojmilo Krajisnik, con quien abordó la cuestión de la huida de los barrios serbios. "Intenté convenir con él que durante los últimos años ha habido demasiado sufrimiento en este país y en Sarajevo. Es tiempo de cambiar, de empezar a reconstruir". Al término de la entrevista, Krajisnik, uno de los duros de la cúpula serbobosnia y supuesto defensor de un nuevo éxodo, "se levantó sin decir nada y, tal vez, pensando mucho", describió Solana.

Primera visita

En su primera visita como secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a la antigua Yugoslavia, Solana visitó entre el jueves y el viernes Zagreb, Sarajevo y Be1grado, las tres capitales cuyos líderes estamparon su firma en el acuerdo de paz en Dayton. Pese a las dificultades, el ex ministro español de Exteriores reiteró su convencimiento del éxito de la misión de lfor -"lo vamos a conseguir", recalcó una y otra vez-. En Zagreb, Solana expresó su inquietud al presidente croata, Franjo Tudjman, por los últimos enfrentamientos armados en Mostar entre croatas y musulmanes y ante el futuro incierto de la Federación bosniocroata.Solana ha pedido la mediación de Tudjman -verdadero patrón de los croatas de Herzegovina occidental- y por el momento no prevé un aumento del contingente de la OTAN desplegado en Mostar, compuesto esencialmente por tropas españolas. Tras Sarajevo, Solana viajó a Belgrado, donde se entrevistó con el presidente serbio, Slobodan Milosevic.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En palabras de Javier Solana "éxito significa que no hay guerra", porque la OTAN sólo puede comprometerse a evitar que la guerra vuelva a Bosnia-Herzegovina, pero no está en sus manos lograr la convivencia pacífica de aquellas gentes que no quieren vivir juntas.

Misión civil

El jefe de la OTAN destacó la importancia de la parte civil de la misión en Bosnia, que encabeza Carl Bildt, alto representante de las Naciones Unidas, y aludió a la necesidad de la reconstrucción en tres planos distintos: "Estrictamente física de lo destruido, de las conciencias para volver a vivir juntos y de la estabilidad".Bildt presidió ayer en Sarajevo la primera reunión de la Comisión Civil Conjunta a la que asistieron destacados representantes de los Gobiernos de Bosnia, de la Federación bosniocroata y de la república serbia, así como de lfor y de las principales organizaciones y agencias humanitarias. "Estoy dispuesto a utilizar todos los medios para tranquilizar a los serbios y evitar su marcha de Sarajevo", dijo Bildt, que reconoció que las autoridades de Pale no alentaban a la población a quedarse. El alto representante de la ONU pidió a los líderes serbobosnios una pronta aprobación de una ley de amnistía, similar a la declarada por el Gobierno bosnio, como medida de confianza para la convivencia pacífica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción