Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal del Tribunal Superior del País Vasco abre diligencias contra HB por amenazas a 'Abc'

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia (del País Vasco, Jesús Cardenal, abrió ayer diligencias para determinar el posible contenido delictivo de una nota de HB en la que amenazaba al diario Abc. El minis tro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, instó al fiscal general del Estado, ya que "el Gobierno de la nación considera de interés público" que "se promuevan ante los tribunales de justicia acciones penales" por si el contenido del escrito "fuera cons titutivo de un delito de amenazas" y 66sendos delitos de provocación a la realización de daños" así como "de provocación al delito de impedir u obstaculizar el legítimo ejercicio de la libertad de expresión y de difusión informativa".

El periódico publicó el jueves el texto de una iniciativa ciudadana que instaba a llamar a la sede de HB en San Sebastián para exigir la. liberación del industrial José María Aladaya, secuestrado por ETA. HB amenazó por escrito asegurando que tomaba "buena nota" de la postura del periódico, y advertía que "quien crea que se pueden realizar estas amenazas inpunemente se equivoca y puede pagar muy caro su error.Quien actua como militante antiabertzale tendrá que aumir las consecuencias".

El mismo jueves HB reaccionó con un mensaje en el contestador automático de su sede en el que decía que había cambiado de número, y facilitaba los teléfonos de las corresponsalías de Abc y de EL PAÍS. En este último se recibieron medio centenar de llamadas. pidiendo la liberación del industrial.

Ayer, el diario Egin publicó un anuncio de HB en el qué se pide que los ciudadanos llamen por teléfono a las sedes, del PP en San Sebastián y al diario Abc para manifestarles que "no somos ni nos sentimos españoles, que defendemos la independencia y el derecho a construir nuestro futuro en libertad".

Abc llevó el asunto a su portada. de ayer, jueves, con fotografías del presidente del Gobierno y del ministro Belloch y con el peculiar estilo del periódico conservador, hacía responsables a ambos de "garantizar la libre circulación del periódico en el País Vasco y de la seguridad de las instalaciones de Abc y sus profesionales". También incluyó un editorial en el que calificaba el comunicado de HB como ''ejemplarmente estalinista", y añadía que Ias graves amenazas contra nuestro periódico contenidas en la nota del brazo político de ETA no tienen más respuesta que la del Estado de derecho".Por parte de la prensa de difusión nacional, EL PAÍS publicó un editorial de solidaridad con Abc y de condena de las amenazas. Posteriormente hubo otras reacciones.

El director de Abc, Luis María Ansón, declaró ayer que no daban abasto para atender las muestras de solidaridad "del mundo profesional, político, social, religioso y de todos los segmentos de la sociedad" y subrayó, informa Efe, que fueron encabezadas por la redacción de EL PAÍS que "fue desde el punto de vista de la libertad de expresión absolutamente admirable".

Durante una rueda de prensa, el vicesecretario general del PP, Mariano Rajoy, pidió al fiscal general que actuase de "forma inmediata contra los responsables de la publicación de tan grosero y amenazador escrito contra unos profesionales de la información".

El presidente del PP en el País Vasco, Jaime Mayor Oreja, hizo público un comunicado en el que calificaba de "intolerables las amenazas que Herri Batasuna ha proferido".

El PSOE envió una carta al diario Abc en la que muestra su absoluta repulsa" por la nota de HB. Alejandro Cercas, secretario de Participación Ciudadana del partido socialista, pidió a todos los demócratas que reaccionen unidos "ante la irracionalidad de los violentos". La Asociación Nacional de Policía Uniformada (ANPU) también remitió un escrito al periódico en el que pide a sus trabajadores que no se amedrenten ante las amenazas, "vengan de pistoleros, ratas asesinas o perros que ladren a su alrededor". La carta señala que "los policías somos conscientes del significado de esas amenazas, pues no en vano hemos sufrido en nuestras carnes las consecuencias de las mismas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de enero de 1996

Más información

  • El Gobierno considera de "interés público" promover acciones penales ante los tribunales