Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Damborenea dice que Barrionuevo y dirigentes del PSOE acordaron en 1983 secuestrar etarras

El ex secretario general de los socialistas vizcaínos Ricardo García Damborenea utilizó ayer el careo con el ex ministro José Barrionuevo para dejar caer una nueva revelación. Damborenea relató una supuesta reunión, celebrada en 1983 en un hostal de la sierra madrileña de Guadarrama, en la que dirigentes socialistas y miembros de la cúpula de Interior decidieron adoptar una estrategia "tipo israelí" para. secuestrar a etarras en Francia. Barrionuevo admitió que en 1983 se celebraron muchas reuniones políticas, pero negó que hubiese participado en una como la descrita por Damborenea. Ambos eludieron a la salida del Tribunal Supremo dar detalles del careo. El juez instructor, Eduardo Móner, apreció la misma firmeza en ambos.

Damborenea aseguró que. en la reunión de Guadarrama participaron, además de Barrionuevo, el ex secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera; el actual secretario general de los socialistas vascos, Ramón Jáuregui; el dirigente del PSOE José María Benegas, y el ex director de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal. Damborenea citó también al senador socialista Enrique Casas, asesinado por ETA en febrero de 1984.Según la versión facilitada por el abogado Manuel Murillo (que representa a Francisco Álvarez, ex jefe de la lucha antiterrorista), Damborenea no supo especificar en qué lugar de la sierra de Guarrama se habría celebrado, a principios de 1983, la citada reunión, y sólo precisó que fue "en un hostal", aunque, según otras fuentes, habría sido en un chalé del Icona.

A preguntas de los informadores, Murillo dijo que el presidente Felipe González no había sido citado por Damborenea como participante en dicha reunión, de la que Damborena nunca había hablado hasta ahora. En su anterior comparecencia ante el Supremo, el ex dirigente socialista, ahora simpatizante del PP, ofreció también como novedad que el acta fundacional de los GAL había estado en un archivo político del PSOE, pero tampoco precisó en cuál.

Barrionuevo admitió que en 1,983 y 1984 se celebraron multitud de reuniones políticas entre dirigientes socialistas y del Ministerio del Interior, pero negó que se hubiese producido la reseñada por Damborenea.

"Pero a ver, Ricardo," le preguntó Barrionuevo en el curso del careo, "¿tú me propusiste realizar acciones ¡legales?". Damborenea, en ese momento, respondió que no. Posteriormente, durante la lectura del acta, matizó que "lo que se planteó fue hacer algo en Francia, pero yo no lo consideraría ilegal, sino que habrían sido acciones en legítima defensa".

Tanto José María Benegas como Ramón Jáuregui negaron anoche haber participado con Damborenea en una reunión en la sierra madrileña. "Damborenea ha incurrido una vez más en una absoluta falsedad" aseguró Benegas. "Jamás he hablado con Damborenea sobre acciones ilegales contra el terrorismo" afirmó Jáuregui en Bilbao.

Durante el careo, tanto Damborenea como Barrionuevo se mantuvieron en sus respectivas posiciones. Barrionuevo mantuvo que la llamada en la que le habrían consultado qué hacer con el secuestrado Segundo Marey no se produjo. Insistió en que no recordada si esa noche habló con el entonces director de Seguridad, Julián Sancristóbal, pero mantuvo que, en todo caso, no fue en los términos que éste mantiene.

"Dar la cara"

Damborenea también sacó a colación los contactos mantenidos con Barrionuevo a lo largo del pasado año, en particular una reunión entre ambos celebrada en el mes de mayo en el despacho profesional del ex ministro. Según Damborenea, Barrionuievo le planteó si debía "dar la cara" y "renundiar al escaño". Damborenea le pidió veinticuatro horas para responderle y le contestó que debía dar la cara, pero no renunciar al escaño, puesto que quería llevar el caso al Tribunal Supremo.Barrionuevo precisó que cuando hablaron de "dar la cara" se refería a hacerlo "políticamente", mediante una declaración en defensa de los procesados del caso GAL. En la versión de Damborenea, éste dijo que entendía por dar la cara "lo que hizo Margaret Thatcher" cuando tres terroristas del IRA fueron abatidos en Gibraltar.

Según Damborenea, él entendía que Barrionuevo debió decir, al igual que la primera dama británica: "Estos policías han disparado contra esos terroristas porque lo he ordenado yo". "Y eso fue lo que le pedí que hiciese", añadió.

Según las apreciaciones de abogados de la acusación y de algunos de los defensores d e los policías procesados, Damborenea se mostró más convincente que Barrionuevo. Según el defensor del ex ministro, Pablo Jiménez de Parga, el careo discurrió con bastante normalidad y el tono no fue crispado. El juez instructor del Tribunal Supremo, Eduardo Móner, indicó al término de la diligencia que había apreciado igual firmeza en ambos comparecientes.

En contra de lo anunciado por algunos abogados defensores de los policías procesados, ninguno de los letrados solicitó ayer, al término de la diligencia, la prisión del ex ministro del Interior ni ninguna otra medida contra él. Los abogados de la acción popular, representada por los letrados José Luis Galán y Teodoro Mota, indicaron sin embargo que hoy pedirán el procesamiento y la prisión de Barrionuevo por los presuntos delitos de pertenencia a banda armada, detención ilegal y malversación de fondos públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de enero de 1996

Más información

  • El ex socialista implica, en su careo con el ex ministro en el Supremo, a Benegas y_Jáuregui