Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Recuperar el centro histórico

Nada sería más negativo para la consolidación de Madrid como una de las grandes ciudades europeas que el vaciamiento o el declive social de su centro histórico. Cualquier opción de futuro de nuestra ciudad pasa necesariamente por la revitalización y fortalecimiento de su casco antiguo, porque la decadencia del centro de Madrid implica el debilitamiento del conjunto de la capital y su entorno metropolitano.El centro de la ciudad ha venido padeciendo en las últimas décadas un creciente proceso de deterioro físico, demográfico y social que por su naturaleza heterogénea ha afectado de manera diferenciada y desigual a los diversos barrios que la componen. En este grupo de deterioro concurren "bolsas de deterioro medioambiental" que se superponen con distintas "bolsas de pobre", y que a la vez se van progresivamente transformando en "bolsas de marginación social" intraurbanas.

Una ciudad como Madrid no puede permitirse un centro urbano en tal situación, que puede agravarse aún más si no se atajan los problemas expuestos con una política decidida y comprometida que incorpore la dinamización del mercado de la vivienda usada y la rehabilitación y revitalización del centro como objetivos preferentes. La necesidad de hacer frente a este deterioro ha calado ya de forma tan generalizada entre los ciudadanos que se ha convertido en prioridad fundamental del alcalde, y de su equipo de gobierno en esta legislatura, asumiendo de esta manera el planteamiento del Nuevo Plan General (NPG), que lo propone con el rango de operación de carácter emblemático y como "el mayor reto" que ha de plantearse Madrid de forma colectiva.

En este terreno, la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) cuenta con una dilatada experiencia de gestión desde su constitución en 1981, y en la actualidad nos muestra como carta de presentación los trabajos correspondientes al Programa Piloto de las tres Áreas de Rehabilitación Preferente: plaza del Dos de Mayo, Arco del Triunfo-plaza Mayor y plazas de la Paja, de, los Carros, del Alamillo y de la Cruz Verde, definidas en el convenio de rehabilitación firmado entre las tres administraciones en mayo del año pasado.

En estos momentos la EMV está estudiando y madurando las nuevas propuestas que sobre el centro histórico ha ideado el NPG con el propósito de dotarlas de un mayor ajuste y coherencia global en el conjunto de Ia ciudad para que pasen a convertirse en el desarrollo natural del Programa Piloto anterior.

No obstante, para poder contrarrestar este proceso degradatorio que camino a un ritmo más rápido que las propuestas de regeneración que se están llevando a cabo, se hace patente la necesidad de un cambio de escala en la intervención, además del replanteamiento de una nueva política de vivienda de gran alcañnce cuantitativo para la recuperación del centro histórico. Esta nueva estrategia debe enmarcarse dentro de un Programa de Actuación Integral serio y ambicioso.

Por otro lado, no debemos olvidar que en todo este proceso los vecinos y ciudadanos seguirían siendo los protagonistas, colaborando en la campaña, arreglando su balcón, mejorando sus baños, instalando ascensores o limpiando sus fachadas y medianeras.

Dar vida al viejo centro no debe ser considerado como una tarea obligatoria, sino más bien una nueva manera de comprender Madrid, que considere el centro como un lugar atractivo para vivir. Las respuestas y soluciones para el nuevo centro están ahí, solamente se necesita levantar los velos que ocultan las oportunidades que ya existen para ser percibidas. Se trata de un reto apasionante que sólo es posible realizarlo con la colaboración, la ayuda, la suma de toda la gente, para conseguir que los ciudadanos vuelvan al centro y que el centro vuelva a ser de los ciudadanos.

Sigfrido Herráez es concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de diciembre de 1995