Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gritos de una mujer de 60 años salvan a un inmigrante pateado por dos rapados

Los gritos de una mujer de 60 años salvaron la vida a un hombre negro al que unos rapados golpeaban salvajemente y al que se disponían a acuchillar. La agresión se produjo sobre las once de la noche del pasado viernes, en la calle de Alberto Aguilera, en Chamberí. La mujer increpó a los rapados para que dejasen de patear en la cabeza al inmigrante negro. Redobló sus gritos al ver que no le hacían caso y que uno de ellos incluso sacaba una navaja. En ese momento, una dotación policial, alertada por los gritos de la mujer, les ahuyentó.La testigo contó entonces cómo había ocurrido la agresión. Ella salía de cenar, cuando se topó con un grupo de jóvenes que cantaba el Cara al sol. Minutos después vio a dos chicos -uno blanco y otro negro- correr acera abajo, perseguidos por dos rapados. Uno de los perseguidores logró zancadillear por detrás al negro y éste cayó al suelo. Comenzaron a patearle con saña, según narró la testigo a EL PAÍS. La mujer comenzó a increparles: "Salvajes, dejadle; lo vais a matar, dejadle...". Vio una patrulla y agitó los brazos. Al percatarse de la presencia policial, los dos rapados huyeron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de diciembre de 1995