Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN VICERRECTOR DE VILLAPALOS GANÓ LAS ELECCIONES

Rafael Puyol, rector de la Complutense

Rafael Puyol, de 50 años, hasta ahora vicerrector de ordenación académica, regirá el porvenir de los 130.000 estudiantes y 5.000 profesores de la universidad más grande de España, la Complutense. Puyol, catedrático de Geografía Humana, salió ayer elegido rector por 34 votos de diferencia. Su oponente, el catedrático de Psicología Juan Mayor, obtuvo 236; el futuro rector, -270. 54 personas votaron en blanco, 55 se abstuvieron -la participación rozó el 91%- y se hallaron 10 papeletas nulas. Estas elecciones a rector han sido las más reñidas de la Complutense desde 1987.Se han necesitado 20 días de campaña y dos vueltas para que al final, por un margen estrecho de diferencia, los 625 claustrales con derecho a voto se decidieran. Por el camino han quedado cuatro candidatos -dos se cayeron el pasado martes en la primera ronda- y un sinfín de contactos, conversaciones, telefonazos, apoyos y semiapoyos de unos candidatos a otros. Desde el primer momento, Gustavo Villapalos contó en su equipo rectoral con Rafael Puyol. Precisamente, la experiencia en un puesto de responsabilidao ha sido una de las bazas del futuro rector durante la campaña. Los votos de los aproximadamente 100 estudiantes de centro derecha y los de los seguidores del candidato izquierdista, Carlos Berzosa, derrotado en la primera ronda, resultaron decisivos ayer.

MÁS INFORMACIÓN

PASA A LA PÁGINA 5

Demasiado religiosos

El futuro rector asegura que aprovechará las ideas de los programas de los candidatos derrotados

A las doce y media de la mañana unos 10 estudiantes irrumpieron en el vestíbulo de la facultad disfrazados de sacerdotes y monjas. "No nos gusta ninguno de los dos candidatos. Son muy de derechas, muy religiosos. Esta es nuestra protesta", decía una alumna. En medio de un corrillo, 10 minutos antes de saber el resultado, un claustral de 58 años se reía de buena gana pero con disimulo. Preguntado por el motivo, respondió: "Tantos catedráticos tan nerviosos... Son como niños. Yo, con los trienios que tengo, ando tranquilo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de noviembre de 1995

Más información