Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA MAYOR TRAGEDIA DEL NEPAL

Tragedia al pie del Everest

Un tercer alud eleva a más de 50 las personas muertas en Nepal

Más de 50 personas entre alpinistas, porteadores y residentes han perdido la vida como consecuencia de tres avalanchas -desatadas por un ciclón- ocurridas en la cordillera del Himalaya, en Nepal, según confirmaron portavoces de la policía de ese país. Las víctimas, sepultadas por los aludes de nieve, pertenecen a diversas nacionalidades: entre ellas hay británicos, canadienses, franceses, alemanes, japoneses y nepalíes, de acuerdo con las primeras informaciones procedentes de los lugares donde han ocurrido las avalanchas, de muy difícil acceso. No parece encontrarse entre las víctimas ningún ciudadano español. Los datos son confusos: de momento se han encontrado cerca de 20 cadáveres y otras 30 personas se dan por muertas.Ésta es la tragedia más grave ocurrida hasta ahora en la cordillera de Nepal. Los equipos de seguridad terrestre han sido reemplazados por helicópteros para localizar a las víctimas. Los aludes han sepultado gran cantidad de refugios esparcidos por la montaña, en la que perecieron un elevado número de excursionistas nipones. "He visto tres refugios prácticamente enterrados bajo la nive", explicó Jiji M. Takashi Miyahama, presidente de una agencia de viajes de Tokio, quien a bordo de uno de los helicópteros sobrevoló las zonas afectadas por la tragedia.

Los equipos de salvamento rescataron a 115 montañeros extranjeros acampados en uno de los valles cerca del Everest. No han perdido la esperanza de encontrar a más personas con vida. Por ejemplo, Deepak, un joven nepalí de 17 años, sobrevivió 24 horas en la montaña de nieve que lo sepultó por completo. Sólo presentaba síntomas de congelación. "Algunas de las personas que hemos localizado estaban enterradas hasta los hombros", explicó J. B. Rana, uno de los pilotos. "Algunos sufren ceguera, presentan quemaduras por el terrible frío y están hambrientos". Los helicópteros transportaron al valle de Gokyo paquetes de comida, medicinas y zapatos. Fuentes oficiales calculaban en medio millar los excursionistas que se encontraban en los valles que circundan el Himalaya. Algunos de ellos tuvieron que ser abandonados a su suerte en el distrito de Taplejung, al este del Everest. El mes de noviembre está catalogado como especialmente peligroso en el Himalaya como consecuencia de los fuertes vientos que soplan y del riesgo de avalanchas de nieve.

La mayor catástrofe ocurrió el sábado por la mañana en un campamento en Pangka, 275 kilómetros al noroeste de Katmandú. La expedición se dirigía al valle de Gokyo, un campo base, donde los alpinístas intentan habituarse a la temperatura de la cordillera para intentar el asalto al pico del mundo. Veintiséis personas, 13 japoneses y 13 porteadores, murieron sepultados en el refugio. La policía tenía constancia, sin embargo, de que había 54 personas en la zona, por lo que ignora cuál fue la suerte del resto de la expedición.

Fuerte viento

Otros 18 excursionistas han sido dados por desaparecidos como consecuencia de otra avalancha ocurrida más al norte de Gokyo. Según las autoridades nepalíes, en el grupo había británicos, franceses y alemanes. Los integrantes de un tercer grupo, compuesto por ocho alpinistas, uno de ellos canadiense, pueden haber perecido también en el valle de Mustang.La televisión japonesa logró ayer emitir imágenes que dan fe de la catástrofe: derrumbe de edificios por la acción de las fuertes lluvias y corrimiento de tierras que sepultaron casas y refugios. Dos testigos lograron conducir al equipo de televisión hasta el lugar donde fallecieron la mayoría de los turistas nipones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de noviembre de 1995