Vallecas tendrá una autopista rápida, pero "humana"

"Una Castellana como la M-30 o una M-30, como la Castellana". El Gobierno regional y el Ayuntamiento de Madrid han llegado a una solución salomónica para la principal vía que discurrirá por el nuevo barrio de Vallecas. El híbrido ya tiene nombre, M-45, y será sin lugar a dudas una autopista (sin semáforos, hundida en el terreno y con los cruces sobre ella, como la M-40), pero "humana", según el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río.El edil había apostado por un bulevar como el paseo de la Castellana, para un nuevo barrio que tendrá 20.975 viviendas y tantos habitantes como Toledo. Pero la Comunidad planteaba una M-30: "Cuando uno genera una ciudad de 60.000 habitantes [el nuevo barrio en Vallecas] tiene que dotarla de las infraestructuras necesarias. Que tenga una autovía de circunvalación es lo mínimo", razonaba la semana pasada el director regional de Urbanismo, Pedro Ortiz.

La fractura en el barrio

"Esa autovía fracturaría el barrio en dos, dejando dos tercios de las viviendas completamente aisladas", se quejaba el concejal Del Río.Tras una reunión entre el concejal de Urbanismo y el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte de la Comunidad, Luis Eduardo Cortés, el Ayuntamiento ha dado su brazo a torcer y Vallecas, tendrá una autovía como quería la Comunidad, pero con una mediana ajardinada y pasos elevados.

El consejero de Obras Públicas señaló ayer que el Ayuntamiento se ha plegado a las peticiones de su departamento: la M-45 debe tener carácter de autovía. Y a la inversa: Cortés acepta la exigencia municipal de darle a esta calzada un aspecto urbano, para lo cual las vías el asfalto estará profusamente escoltado por zonas verdes.

"Vamos a hacer compatible una buena estructura urbana con una vía de carácter regional", dijo ayer Del Río, quien señala que el coste de los dos kilómetros de esa carretera a su paso por Vallecas (unos 2.000 millones de pesetas) se revertirá en los propietarios de suelo del nuevo barrio, con quienes la Comunidad ya ha comenzado las conversaciones.

El concejal de Urbanismo había calculado que para crear esa autovía sin gastar dinero público habría que aumentar el número de pisos en unos 6.000: un 30% más de lo previsto.

Esa M-45 ya no será la Gran Vía de Felipe VI con la que los técnicos de la Oficina Municipal del Plan homenajeaban al heredero de la Corona.

Una 'Gran Vía' más corta

El nuevo Plan de Urbanismo recortó la previsión para esa vía por la oposición de los alcaldes de los municipios del sur (Getafe, Leganés y Alcorcón).En vez de enlazar la N-II (Madrid-Barcelona) con la N-VI (Madrid-La Coruña) como se había dibujado en el nuevo Plan, la autovía se parará al llegar a la N-IV (carretera de Andalucía).

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de noviembre de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50