La policía, sin pistas de Cordón tras detener a 15 presuntos grapos

La operación policial lanzada ayer contra los GRAPO no consiguió los resultados buscados. Ni se localizó al empresario Publio Cordón, secuestrado en Zaragoza el pasado 27 de junio, ni se capturó a Fernando Silva Sande, cerebro de esta acción y uno de los principales dirigentes de la organización terrorista. En la redada fueron detenidos en Barcelona, Valencia y Cádiz 15 presuntos grapos; entre ellos, Enrique Cuadra Echeandía, quien confesó su participación en el secuestro del presidente de la aseguradora médica Previasa.

La policía esperó desde el 27 de octubre a que Silva Sande se trasladara de Francia a un piso del distrito de Horta, en Barcelona. A las 3.30 de ayer decidió no aguantar más y reventar el piso, ante la "posibilidad" de que Cordón estuviera recluido en su interior.El asalto de la vivienda por los GEO permitió la detención de Cuadra y de su compañera Concepción González Rodríguez, pero no aportó pistas sobre el paradero del empresario desaparecido. Además, el dirigente Silva Sande escapó de la redada. Ésta prosiguió en Valencia y Cádiz, donde Interior ha desmantelado el aparato de captación.

La policía se ha incautado de armas, propaganda y un pequeño coche teledirigido preparado para perpetrar un atentado con explosivos. Tiró varios tabiques de la vivienda ocupada por Cuadra y González en busca de un agujero donde pudiera estar retenido el empresario, pero las sospechas policiales no se vieron confirmadas.

La familia de Cordón y fuentes de Previasa han criticado a la policía, a la que culpan de haber roto "un pacto" consistente en no actuar contra los GRAPO mientras no hubiera una certeza absoluta del lugar en que se encuentra el secuestrado.

Interior sigue desconcertado sobre el caso Cordón, aunque no cree que éste haya sido asesinado por los terroristas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS