Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nobel de la Paz premia al fundador del mvimiento antinuclear Pugwash

El físico Joseph Rotblat, de 86 años, británico de origen polaco, y la organización Conferencia Pugwash de Ciencia y Asuntos Internacionales, de la que es uno de los fundadores, ganaron ayer el Nobel de la Paz por su silenciosa y prolongada campaña, contra las armas nucleares. Rotblat puede decirse con justicia que fue la primera persona que protestó contra el arma nuclear cuando en 1944 bandonó el Proyecto Manhattan de EE UU, que tenía como objetivo construir la bomba atómica. Desde entonces se convirtió uno de los más efectivos oponentes mundiales a las armas nucleares.

El abandono del proyecto por Rotblat, cuando vio que la Alemania nazi ya no era capaz de desarrollar el arma atómica, le valió que fuese prohibida su entrada en EE UU hasta 1964.Rotblat fue consciente por vez primera del potencial de la fisión nuclear cuando trabajaba en el Laboratorio Radiológico de Varsovia y durante sus labores de investigación en la Universidad de Liverpool (Reino Unido) en 1939. "Mi primera reflexión", aseguraba en 1985, "fue tratar de olvidarme de todo eso, como una persona que trata de ignorar los primeros síntomas de una enfermedad mortal. Mi temor era que alguien intentase poner esa idea en práctica".

Cuando el presidente del Comité Nobel del Parlamento noruego, Francis Sejersted, anunció ayer en Oslo que el Premio de la Paz había sido adjudicado a Rotblat y a Pugwash, un gran signo de interrogación se dibujó en los rostros de los periodistas que aguardaban el veredicto. Ni Rotblat ni su organización habían sido mencionados en los cálculos previos.

Pero la fudamentación del comité, premiando "trabajos destinados a reducir las armas nucleares y a eliminarlas totalmente como un objetivo final" y la rápida difusión del origen y la tarea silenciosa pero fructífera de dicha organización fueron cambiando la perplejidad por el júbilo.

El propio presidente del comité se encargó de ampliar el significado de este premio y la intención explícita en la elección de los ganadores cuando aludió a la conmemoración del 500 aniversario del ataque nuclear realizado por EE UU al final de la II Guerra Mundial contra las ciudades japonesas de Hirosima y Nagasaki y a las pruebas que se realizan actualmente en el Pacífico sur. Manifestó que "el mensaje en la concesión del premio englobaba también una llamada a la responsabilidad de los dirigentes políticos que las realizan, señalando concretamente a los Gobiernos de Francia y China.

El movimiento Pugwash fue fundado poco después de las bombas de Hiroshima y Nagasaki. Su primera conferencia tuvo lugar en 1957 en la ciudad del mismo nombre, en Canadá por iniciativa de Bertrand Russell.

La muerte impidió a Albert Einstein incorporarse a la organización. Rotblat ha explicado que, deliberadamente se eligió mantener un perfil bajo en las actividades, ajeno a toda publicidad, no porque fuera una organización secreta, sino porque había que llevar una línea de trabajo que permitiera mantener canales abiertos de comunicación entre los científicos occidentales y los de la antigua URSS y evitar por lo tanto la posibilidad de suspicacias en medio del tenso clima de los años de la guerra fría.

La organización no se limitó en sus trabajos a denunciar los peligros del armamentismo y de una guerra nuclear, una posibilidad que no fue, desechada durante esos años, sino también a hacer un llamamiento a la conciencia ética dé los científicos que trabajaban en ese campo y mantener contactos con los dirigentes políticos de entonces.

En alguna medida existía una relación estrecha entre la organización de los científicos con la llamada Comisión Palme -que presentó en 1982 un informe a la ONU sobre Seguridad Común-, en la que estaban integradas figuras como Willy Brandt y Bruno Kreisky. Todos ellos abogaban por el fin de la carrera nuclear, por una Europa desnuclearizada, y apelaban a las dos superpotencias a trabajar juntas por la paz. Una política que en su época encontró resistencia, pero que a la postre contribuyó a la distensión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 1995

Más información

  • El Comité noruego llama a la responsabilidad de los países que realizan pruebas atómicas