Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere al estallar una bola de cocaína en su estómago

Ulf Peuke, ciudadano alemán de 29 años, falleció en la madrugada del miércoles al estallarle en el estómago una de las 35 bolas de cocaína que había ingerido en Venezuela con el fin de introducirlas en España.

La muerte se produjo a bordo de un avión de Iberia que realizaba la ruta Caracas-Madrid. Peuke viajaba acompañado por Michel Sawatzky, que se encuentra desde ayer ingresado en el hospital Gregorio Marañón en estado muy grave. "No podemos extirparle las bolas porque son muy pequeñas y están muy deterioradas, podrían romperse en cualquier momento", explicaron desde el centro clínico.

Las bolas, muy pequeñas y hechas a mano por los propios portadores, no estaban herméticamente cerradas,lo que provocó el estallido de una de ellas en el estómago de Ulf Peuke. La misma circunstancia impide a los médicos operar a su compañero. El joven alemán, que fue atendido a bordo del avión por un médico, sufrió numerosos infartos antes de fallecer.

Es la segunda persona que fallece esta semana por la misma causa. El martes por la noche murió un hombre de 66 años, colombiano, cuando también se le rompió una de las 55 bolas de cocaína que escondía en su estómago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de octubre de 1995