Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oscura muerte de un presunto reclutador de mercenarios en Álava

El denominado GAL navarro ha permanecido oculto hasta ahora por una férrea ley del silencio, apoyada con el asesinato de varios presuntos contratistas de mercenarios, entre los que supuestamente está el de Luis Eduardo Gómez Azcona, según El Mundo.

El cadáver de Gómez Azcona fue hallado por Juan García Vicuña el 17 de agosto de 1984 a las afueras de Trocóniz (Alava), dentro del maletero de su coche, un Citroen CX Palas con matrícula de Barcelona que estaba oculto en unos matorrales.

Gómez Azcona, de 34 años, natural de la localidad navarra de Legaria, casado y padre de dos hijos, murió de un disparo en la nuca, sin que la Guardia Civil encargada de las investigaciones haya aclarado hasta ahora quien ni por qué le mató. No obstante, el caso se cerró entonces bajo el dictamen provisional de que se trataba de un ajuste de cuentas.

La Guardia Civil tampoco ha logrado descubrir quiénes limpiaron. el chalé que Gómez Azcona poseía en Estella (Navarra), donde presuntamente guardaba documentos comprometedores. Los vecinos del inmueble dijeron entonces que los presuntos autores había huido en una moto de gran cilindrada.

Gómez Azcona, ex chófer de camiones, solía cambiar frecuentemente de coche y era muy aficionado a las motocicletas potentes, dándose la circunstancia de que vehículos de este tipo fueron utilizados en varias acciones atribuidas a los GAL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de octubre de 1995