El Defensor del Pueblo pide criterios de humanidad para los kurdos de Ceuta

Antonio Rovira, adjunto del Defensor del Pueblo, advirtió ayer en Ceuta, sobre los veinte kurdos que se encuentran en tierra de nadie en la frontera con Marruecos, que "hay que plantear criterios de humanidad y demostrar que un Estado de Derecho asume el coste de estas personas".

Rovira, que visitó la ciudad para conocer de cerca la situación de los trescientos inmigrantes africanos ilegales que se encuentran hacinados en la ciudad y de la veintena de kurdos, pidió, tras reunirse con la delegada del Gobierno, María del Carmen Cerdeira, una "pronta solución". Para Rovira, ver a estas personas en una situación tan delicada a un metro del territorio español "es muy duro", por lo que se deben plantear criterios de humanidad.

Tras resaltar que el fenómeno de la inmigración en España "no es nuevo", el adjunto al Defensor del Pueblo advirtió que la decisión sobre esta situación "no puede dilatarse", al tiempo que señaló que si existen elementos para la expulsión de estos inmigrantes "tiene que procederse, y en el caso de existir dificultades con los países vecinos, habrá que interrumpir el diálogo" con estos países. "Hay que trabajar en colaboración con el Estado aplicando medios y tiempo para que el proceso de decisión se tome en poco tiempo, porque, de lo contrario, el problema se agravará", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de septiembre de 1995.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50