Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN EL BERNABÉU

"Es la hora de ver quién se queda en el carro"

Valdano y Cappa admiten el mal momento del Madrid y creen que el público fue hiriente

Tres jornadas han sido suficientes para provocar una fuerte crisis en el Real Madrid. Sólo tres meses después de conquistar el campeonato de Liga, los madridistas han vuelto al ambiente dramático que caracterizó los años más recientes del club." La cruda acción de los aficionados durante el partido con el Oviedo resultó sorprendente para los principales afectados: el entrenador y los jugadores. Los protagonistas trataban de explicarse ayer las causas de la fractura entre la hinchada y el equipo. Jorge Valdano reconocía que el equipo estaba viviendo un mal momento, pero señalaba que estas situaciones sirven para medir el carácter de la plantilla.

Hay mar gruesa en el Madrid. Los entrenadores, Jorge Valdano y Ángel Cappa, admiten el mal momento del Madrid, pero consideran que esta situación servirá para definir el comportamiento de todos los sectores del club. "Hace dos meses, todo el mundo se subió al autobús que fue a la Cibeles para celebrar el triunfo en la Liga. Ha llegado la hora de ver quién se queda en el carro", apunta Cappa. El presidente Ramón Mendoza se reunió ayer con Valdano para una cita que había sido fijada antes del partido con el Oviedo. La reunión fue cordial. El presidente expresó su preocupación por la situación que se vive en el club, pero expresó su apoyo al técnico."Sé muy bien que en un club como el Madrid sólo vale el presente, pero me parece que el torbellino que soportó el equipo el domingo fue desproporcionado. Acabamos de ir a la Cibeles a vivir una alegría colectiva y al tercer partido no se puede producir una reacción tan hiriente", dice Jorge Valdano, que se declara fuerte para afrontar esta situación delicada. "Aquellos que creemos, fanáticamente en algo", continúa, "tenemos la ventaja de la convicción en lo que hacemos. Lo único que hace falta es agrupar las fuerzas. Tenemos que saber quiénes están con nosotros dentro y fuera y quiénes están contra nosotros".

El técnico madridista considera que en la erupción hay una falta de perspectiva. "De la misma manera que recuerdo que estamos en el tercer partido y que acabamos de conquistar la Liga, también miro hacia adelante y veo que hay 117 puntos en juego y que el campeón lo será con 86 o 87. El Madrid tiene un enorme capital futbolístico. Lo único que espero es que el equipo no sea permeable al ambiente".

Valdano y Cappa reconocen que los malos resultados de la pretemporada han generado un clima de desconfianza que se ha instalado en el equipo y se ha trasladado a la grada. "Utilizamos el verano para hacer pruebas que creo que serán valiosas", indica Valdano, "pero resignamos los resultados y los malos resultados nos han quitado el crédito que se da a los campeones". Cappa, abunda en el análisis; "En este la culpa es nuestra. No mantuvimos un bloque básico y se creó una sensación de inseguridad multiplicada por los malos resultados. En el fútbol, los triunfos dan confianza y animan a la buena suerte. Las derrotas traen inseguridad y mala suerte".

El análisis de Valdano pasa por el fortalecimiento de las convicciones del equipo. "Tengo claro que los entrenadores no modifican las actitudes de los aficionados. En estos momentos tengo que prescindir del público, de los periodistas y de los directivos. Mi única arma son los jugadores. Tengo que concentrar todas mis energías en el equipo. Los futbolistas saben que siempre van a tener mi respaldo. Lo único que les pido es un compromiso pleno cada vez que se pongan la camiseta del Madrid. El campeonato sólo se ha puesto apto para los valientes".

El ambiente de hostilidad contra Redondo no se escapa a las reflexiones de los técnicos. Tanto Valdano como Cappa coinciden en señalar que la situación del jugador es muy delicada. "No tengo ninguna duda de que la personalidad de Redondo puede vencer a la crispación ambiental. Lo único que me preocupa es si ese clima le conviene al equipo o no", dice Valdano, cuyo juicio es compartido por Cappa, que agrega: "Éste es un público que ha silbado a Velázquez, Del Bosque, Martín Vázquez y Michel. Es terrible jugar contra la gente".

"Tengo más ganas de pelea que nunca", agrega Cappa. "En todas las, trayectorias de la vida hay que afrontar momentos buenos y malos, Nuestra misión es reafirmar los valores que nos dieron el título. No renunciaremos jamás a estos valores. Si hay que retrasar la pelota diez veces, la retrasaremos diez veces y no nueve. Si hay que dar 40 toques, daremos 40 toques y no 39. Ésa es la manera de generar confianza. Tenemos que defender un estilo de fútbol. Los mediocres apelan al trabajo; los incapaces dudan;, los sensatos se reafirman en sus convicciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de septiembre de 1995