Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNICIPIOS EN APUROS

Virgilio Cano: "El plan municipal no tiene agujeros"

El socialista Virgilio Cano, ocho años consejero de Cooperación y principal responsable de las inversiones de la Comunidad de Madrid en 178 municipios de la región, niega que el último plan para hacer equipamientos en los pueblos tenga un agujero de 12.128 millones, como denuncia ahora el PP."No hay tal agujero. Lo que ha ocurrido es que se han retrasado algunas obras y ha habido un aplazamiento de los pagos", dice Cano, ahora diputado regional del PSOE. "Si ahora anuncian recortes en el plan de inversiones es por asuntos de Hacienda, pero no por la herencia que les hemos dejado", añade.

Jorge Sanz, director general de Administración Local, del PP, asegura que el plan socialista sufrió desde su arranque "cojera progresiva". "Fue un gran aparato propagandístico con obras mal dimensionadas que cuando empezaban tenían un precio y cuando terminaban costaban el doble. Y para rematar la gestión, se gastaron 135 millones de pesetas previstos para obras municipales en un libro sobre las obras hechas en 12 años" afirma Sanz Cano contesta: "Algunás obras han podido tener un precio superior al presupuestado inicialmente, pero eso no quiere decir que haya ocurrido con todas. Además, no hemos podido gastar más dinero del presupuestado, porque lo hubiera prohibido la intervención. de Hacienda". Sanz vuelve a la carga: "Hubo años en que no se pudieron, gastar 2.000 millones y, en lugar de incorporarlo al año siguiente para las obras que se quedaron sin hacer, se dedicó a pagar la deuda de la Comunidad".

Cano encaja la crítica. "Eso es verdad, pero en ningún caso fueron 2.000 millones, sino muchos menos. Hubo tiempos gloriosos en que Hacienda iba bien y nos permitía añadir lo no gastado en los presupuestos del siguiente año, pero eso cambió en 1995 por la crisis".

Sanz cree que el plan socialista tuvo efectos perversos. "Hay pueblos cuyo endeudamiento se ha disparado por culpa de las obras municipales. Los municipios tienen que costear el 30% del precio de la obra. "La escasa eficacia del plan se demuestra en que hay casas de la cultura que sólo se abren seis veces al año porque el Ayuntamiento no tiene dinero para contratar a. una persona que atienda el centro. Hay polideportivos que sirven de granero o almacen. A partir de ahora" antes de conceder subvenciones, los alcaldes deberán demostrar que pueden mantener el equipamiento para el que solicitan ayuda", concluye Sanz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de septiembre de 1995