Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mete en EE UU a su familia en el coche y lo hace explotar

JOSÉ M. CALVO, "Te voy a volar por los aires". El vecino de Mark Clark, que le escuchó el pasado domingo cuando le decía esta frase a su mujer, pensó que formaba parte de la agresiva dialéctica de las broncas conyugales. Pero la amenaza era literal. Horas más tarde, en una fortísima explosión que se pudo escuchar en Essex, cerca de Baltimore, Mark Clark volaba su coche en un aparcamiento, Dentro se encontraba él y toda su familia (esposa y tres hijos).

La "horrible escena", según el informe de la policía, correspondía a una película de terror, un Pulp Fiction de la realidad: miembros despedazados, una cabeza rodando, restos humanos, entre la chatarra en un radio de 270 metros: "Fue una explosión enorme y devastadora", describió lacónicamente la policía.

Perturbado por la crisis de su matrimonio, aparentemente irremediable, Mark Clark de 32 años, cogió el pasado lunes a su mujer, Betty, de la misma edad, y al resto de la familia: Krysta, de cuatro años, hija de los dos, además de Ricardo y Melissa, de 6 y 11 años, fruto de anteriores relaciones de Betty. "Se dirigieron a un centro comercial y hacia las seis de la tarde Mark Clark activó algún tipo de explosivo dentro del automóvil", dice el. informe policial. El coche, un Ford Taurus familiar, el modelo más vendido en EE UU, quedó completamente destruido. De entre los hierros retorcidos los equipos de rescate consiguieron sacar con vida a Melissa, pero la niña falleció mientras era trasladada en helicóptero a un hospital.

A pesar de los destrozos de cristaleras y escaparates de las tiendas cercanas, no hubo más, heridos, aunque el trauma ha sido considerable en la zona. Equipos especiales de asistencia psicológica trataban de ayudar ayer a vecinos -niños y adultos- que habían sido testigos de lo ocurrido.

En el informe de la policía se dice que Mark Clark, empleado en una compañía instaladora de antenas, empleó "materiales normales de construcción" para ampliar la fuerza del explosivo con el que, aparentemente, se suicidó y mató al mismo tiempo a su mujer y a tres niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de septiembre de 1995