Un matrimonio denuncia a un centro educativo por maltrato a su hijo

Francisco Gómez, de 32 años, y su esposa, Francisca Padilla, de 31, presentaron el viernes una denuncia contra un centro de atención a menores de la Comunidad de Madrid por una supuesta agresión contra su hijo de nueve años. El niño presuntamente maltratado es agresivo, rebelde y tiene problemas de conducta, reconoció ayer la madre.

La Comunidad tutela a este niño, ya que sus padres, con cuatro hijos más y sin empleo, no disponen de medios económicos para atender su educación especial. La familia reside en una casa de 25 metros cuadrados en el Pueblo de Vallecas, y no dispone de agua potable.

En la denuncia, los padres explican que un monitor y una educadora propinaron una paliza al niño hasta provocarle un severo traumatismo craneoencefálico. El niño fue atendido en el hospital Clínico.

La presunta agresión se produjo, según la denuncia, el pasado viernes, cuando el niño jugaba en el patio del centro. Eran las seis y media de la tarde. Como cada fin de semana, sus padres fueron a por su hijo para pasar con él el sábado y el domingo. Encontraron al chaval atontado. "Era extraño verle, estaba muy callado y me alarmé", explicó ayer la madre, indignada.

Una responsable del centro negó tajantemente la acusación. Explicó que una educadora fue a separar al niño cuando se pegaba en el patio con otra chica. Al mediar en la pelea, el niño se puso histérico y comenzó a dar patadas a la educadora. "La educadora le dio una bofetada, pero nada más", relata esta portavoz. "Luego perdió el control y se autolesionó, pero nadie le dio ninguna paliza ni ningún golpe fuerte. Sufre esquizofrenia y problemas de conducta", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de septiembre de 1995.