Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Gallardón ayudara a la Iglesia evangélica cuando desarrolle una "Caritas protestante"

Los protestantes de Madrid (unos 40.000, según sus dirigentes) quieren que los políticos les traten como a los católicos para así recoger las mismas atenciones de la Administración. "Hasta ahora hemos estado marginados. Pese a que en España existe libertad religiosa, es muy difícil ejecutarla", se queja Daniel Vergara, presidente del Consejo de Iglesias Evangélicas de Madrid. Su lamento llegó ayer a los despachos de los dirigentes del PP. El Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón afirmó su voluntad de ayudar. "Si crean una cáritas protestante podremos subvencionarles. Estamos abiertos a todas las instituciones que trabajen por la sociedad sin que el credo pueda ser motivo de diferenciación", proclamó Jesús Pedroche, consejero de Presidencia. Hasta ahora, tanto la Comunidad como el Ayuntamiento de Madrid financian programas sociales de la iglesia católica. Ninguno de los inmuebles de la Iglesia Evangélica recibe ayuda pública ni tampoco sus programas sociales. "Nunca hemos recibido nada pese a que a través de nuestra Misión Urbana de Madrid atendemos a madres solteras, pobres, necesitados, toxicómanos y ancianos", dijeron ayer los evangélicos. "Las relaciones con la Comunidad, tanto con el PSOE como con el PP son buenas", decía ayer Pedro Tarquis, secretario general del Consejo Evangélico. "Desde marzo esperamos que nos reciba el alcalde", agregó Tarquis. "Pese a que le invitamos a dos actos culturales, nunca vino". Los evangélicos protestaron por la imposición de la medalla de la Villa a la Virgen de la Paloma por ser, para ellos, mezclar poder político y religión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de septiembre de 1995