Tribuna:Tribuna
i

Teléfono de la Esperanza y la Macarena

Noto con terror que, conforme se va acercando septiembre, empiezo a reconectar con la realidad. 0 sea pruebas nucleares en plan chauvinista francés modelo la Noche de San Bartolomé, varias elecciones anticipadas por estos pagos, propuestas suicidas de sucesores de González -si me sacan a- Maragall de alcalde, me. cabrearé-, propuestas suicidas de candidatos por el PSOE -¿por qué no Atienza por Al geciras, ya puestos?- y disla tes diversos en el País Vasco. Mon Dibu.Pero no quiero salirme aún de agosto sin reflexionar sobre algo más ligero, como el hecho de que ejercer de sevillano es una de las profesiones más duras y que exigen mayor dedicación, aunque no creo que sea, al mismo tiempo, de las más arriesgadas, pues debe de compensar mucho.. a juzgar por el entusiasmo con que se ejerce. Prácticamente no hay día del año en que no deban de pasar horas discurriendo acerca de qué ponerse para tal o cual festejo, cómo reunirse para pagar el alquiler de la caseta de Feria o de la casa en el Rocío, o decidiendo por qué calles circular en coche, ya que unas cuantas se encuentran cerradas al tráfipo por procesión. En fin, una vida entretenida de la que no deben burlarse los españoles menos facundos, pues genera multitud de puestos de trabajo. desde la humilde obrera que confecciona flores de papel hasta la fabriquilla de remates para faralaes, por no hablar de cerérias, peineterías, pendienterías y castañuelerías arracimadas en torno al holy show business. De la permanente preocupación que vive esta ciudad por el calendario de festividades de todo tipo da fe el reciente informe municipal elaborado en torno a la utilización por el consumidor, durante los primeros seis meses del año en curso, del servicio telefónico 010, de información municipal. Si enero se caracterizó por las llamadas interesándose por si el día 2 era o no festivo, cuál sería el recorrido de la Cabalgata de Reyes o del maratón Ciudad de Sevilla, febrero contabilizó una sensible atención por conocer detalles sobre la boda de la infanta Elena; y marzo proporcionó excusa para que los ciudadanos inquirieran detalles del enlace: cómo sería el engalanamiento de Sevilla, cómo conseguir la bandera de la ciudad, posibilidad de felicitar a los novios y mandarles regalos, etcétera. Claro que en marzo había otros eventos: Vía Crucis y pregón de Semana Santa, que también recabaron la atención ciudadana. Abril, aunque experimentó un bajonazo porque ya no había boda, fue un mes en que se preguntó por la Feria, las corridas de toros en la Maestranza y la vuelta a Sevilla Vivicitta; y en mayo los interrogantes ciudadanos versaron en torno a la salida de las diferentes hermandades del Rocío y las visitas al sepulcro de san Fernando. Junio, por último, fue el mes en que, lógicamente, se preguntó por los detalles del Corpus.De todo lo anterior d ducirán ustedes que . ser sevillano es agotador, pero ellos lo llevan muy bien, mucho mejor, por ejemplo, que Camilo José Cela lo de ser gastrónomo oficial, que se le está poniendo un talle imperio de tal calado que pronto le van a recibir en los restaurantes estrellándole una botella de cava en la proa.

En cuanto a la realidad real, leo que Hillary Rodham Clinton va a asistir a la conferencia de. Pekín -en eqe nais, estupendo en que muchas niñas son asesinadas y abandonadas al nacer, y en donde no dejan entrar a los portadores del VIH- y me pregunto por qué no se habrá. apuntado también nuestra futuría prímera dama in péctore, madame Botella Aznar. Es lista, pero le faltan reflejos: una foto con su futura homóloga no habría tenido precio con vistas a la próxima campaña. Claro que, en esta vida, hay que elegir, y, al final, primará la entrañable imagen con peineta y mantilla junto, al Santo Papa, que debe de estar frenético, el pobre, después de leer que, en verano, los polacos fornican más y mejor.Ya llegará el invierno, y nos vamos a enterar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de agosto de 1995.