Un terrorista obsesionado con la familia real

Marino, importador de camarones y langostinos, contrabandista, informador de ETA... Pero ,sobre todo, la vida de Juan José Rego Vidal, un histórico de ETA, ha estado moviéndose de forma obsesiva en tomo a la familia real. Tal vez haya sido esa obsesión la llevó a un psiquiatra, testigo en el juicio que se le siguió en 1979, a diagnosticar que Rego padecía enajenación mental. En tres ocasiones, que se sepa, este donostiarra, nacido en el barrio de Intxaurrondo en 1939, ferviente admirador según ha confesado él mismo, de Domingo Iturbe Abasolo, Txomin, ha visto su, nombre relacionado con intento! de atentado contra la familia real.En 1968 se asentó en Cannes. No. está muy claro cómo ni por qué llegó a esta ciudad.. Pero parece que por aquellos años la policía andaba tras sus pasos por algún delito de contrabando. En 1974 comienza su particular cruzada. Y la empezó en Montecarlo, en una rocambolesca operación naval que pretendía abordar el yate Giralda y secuestrar a don Juan de Borbón. El golpe fracasó,. Pero Rego, tenaz, se mantuvo en sus objetivos. Cuatro años después, el conocido superagente Conesa -para el siglo, comisario Roberto Conesa- detenía en Ibiza a Regó. Había estado controlando los recorridos del yate Fortuna y en su poder se encontraron planos y croquis con los desplazamientos del Rey y del entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

Más información

Rego mantuvo durante su prisión en Soria un auténtico pulso con el Gobierno. Protagonizó una durísima huelga de hambre que estuvo a punto de costarle la vida. Fue condenado a un año de prisión como autor de un, delito de colaboración a la consecución de actos terroristas.

En 1988, en una redada de la policía francesa, a raíz de las investigacíones sobre los papeles de Sokoa, descubiertos en 1986, son detenidos, en su domicilio de Cioure, Rego, su esposa, Mari Luz Sebastián Orcajo, y sus dos hijos, Iñaki y Begoña, de 19 y 18 años.

Los Rego han sido una familia unida en sus ideas. En un comunicado difundido meses después de está detención, ETA revelaba que el comisario francés Joel Catalá había tenido conversaciones con algunos de sus miembros, entre los que incluía a José Luis Rego Vidal, hermano de Juan José.

En el zulo de Sokoa la Policía encontró un documento en el que se proponía la creación de una de las sociedades. Juan José Rego reconoció. ser el autor, pero aclaré que Txomin desaprobó el proyecto y él, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo ni a ETA, fundó. una sociedad de transporte. Negó siempre su pertenencia a la banda. terrorista. Pero ha estado vinculado a sus finanzas creando distintas empresas, algunas de ellas relacionadas con el marisco.

Según un documento del tribunal. de París que llevó el caso Sokoa, lo de los crustáceos venía, declaró Rego, porque "donde hay mariscos hay militares". Precisamente, una de estas sociedades, Truck Bissau, SL, se encuentra inclusa en una denuncia por estafa. Uno de los socios, Juan de Lera convenció a un amigo, Agustin Madariaga, para que comprara el 12,5% de las acciones de Truck Bissau, propiedad de Rego, ocultándole la mala situación de la empresa.. El comprador' pagó 40 millones por el paquete de acciones. Sin embargo, en la escritura figuran sólo 6,12. Según el comprador, De Lera le dijo que ETA le había exigido 40 millones de impuesto revolucionario y que Rego llegó a amenazarle con una pistola.

El ministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, definió ayer a Rego Vidal de "promotor de una trama financiero-empresarial de ETA". Según Belloch, la firma francesa Rollán, aparentemente dedicada a la importación exportación de pescado, era una tapadera de las finanzas. etarras ideada por el veterano activista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de agosto de 1995.

Lo más visto en...

Top 50