Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colaboración a cambio de libertad

Julián Sancristóbal, uno de los 14 supuestos implicados en el caso GAL, ha tardado casi ocho meses en recobrar la libertad. Antes que él han salido de prisión Rafael Vera; su ex secretario Juan de Justo; Ricardo García Damborenea; el ex jefe de policía de Bilbao Miguel Planchuelo y el ex jefe de Operaciones Especiales de Interior Francisco Álvarez. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional denegó hace unos meses la libertad de Sancristóbal por entender que sus muchos contactos internacionales y su fortuna -que se estima en miles de millones- podrían servirle para huir de España y eludir la acción de la justicia.

La semana pasada, sin embargo, el mismo tribunal se acogió a la reciente jurisprudencia del Constitucional sobre la prisión preventiva a propósito del caso de Carlos Sotos, ex gerente de la cooperativa de viviendas PSV, y aceptó el recurso interpuesto por Sancristóbal contra su encarcelamiento.

Durante la vista del recurso, el abogado José María Stampa Braun señaló que su cliente colaboraría más con la justicia si era puesto en libertad. Y lo dijo con una frase bien gráfica: "Aquí gratis ya no se cuenta más".

El ex director general de Seguridad puede aportar importantes detalles sobre la trama de los GAL si, como cree el juez Baltasar Garzón, es uno de los fundadores de esta organización terrorista dedicada a la guerra sucia contra ETA.

Ya a mediados del pasado mes, después de que el comisario Miguel Planchuelo inaugurase la lista de procesados dispuestos a arrepentirse, Sancristóbal compareció voluntariamente ante Garzón y reconoció su participación en las actividades de los GAL. También acusó, al ex ministro José Barrionuevo, del que dijo que no actuaba "por libre", sino informando al presidente del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 1995