Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo pidió a Barbero que no dilatase la instrucción

La Sala Segunda del Tribunal Supremo instó en numerosas ocasiones al juez Marino Babero a que acelerase los trámites del caso Filesa, dada la lentitud de unas diligencias previas que fueron reconvertidas a procedimiento abreviado él pasado mes de mayo, casi cuatro años después de su inicio.Una de las advertencais más contundentes la recibió el pasado mes de enero, en que el juez fue instado por el Trlbunal Supremo. a terminar con una situación que "genera las correspondientes consecuencias gravosas para cuantos en el procedimiento intervienen".

Con anterioridad, el juez había sido reconvenido por el alto tribunal en una decena de ocasiones, e incluso había sido obligado a tomar declaraciones por las tardes, cuando fue necesario por las obras de remodelación del Palacio de Justicia.

Tarribién para agilizar la instrucción, los magistrados acordaron, en septiembre del pasado año, pedir a Barbero que cada 15 días les informase sobre el desarrollo de la investigación. El Supremo también rechazó con estupor la petición del magistrado Barbero de pedir dos jueces adjuntos que le ayudaran en el caso Filesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 1995