La flota bonitera se indigna porque barcos de la UE usan volantas ilegales

Agencias|Xosé Hermida
Vigo / Madrid - 12 jul 1995 - 22:00 UTC

La flota del Cantábrico que faena en la costera del bonito expresó ayer su indignación por el uso de redes de volantas que infringen la normativa comunitaria por parte de buques franceses, ingleses e irlandeses, lo que ha generado "una gran tensión" entre los pesqueros españoles. La. Federación de Cofradías de Pescadores de Guipúzcoa precisó ayer, en un comunicado, que los boniteros españoles han denunciado por radio el uso de dichas artes ilegales, ante la pasividad de las patrulleras comunitarias.Los cerca de 450 barcos boniteros del País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, que se encuentran faenando en aguas comunitarias, más próximas a Irlanda que a Francia, señalaron que los volanteros de Francia, Reino Unido e Irlanda utilizan indiscriminadamente redes de longitud mucho mayor a los 2,5 kilómetros permitidos por la legislación europea".

"Los buques de inspección presentes en la zona no han, adoptado hasta la fecha ninguna medida para evitar estas continuas infracciones; como puede ser el decomiso de las redes ilegales, el envío del barco infractor a puerto o la imposición de sanciones económicas", agrega el comunicado.

Según la flota del Cantábrico, las patrulleras comunitarias "sólo muestran interés en evitar que se reproduzca el conflicto del ano pasado", que enfrentó a los pescadores españoles con los de otros países comunitarios por dicho motivo, en lo que se llegó a llamar la guerra del bonito.Gran banco de anchoa

Mientras tanto, en medio de una de las peores situaciones que se recuerdan para el sector, en Galicia se ha obrado el milagro: ha aparecido el mayor banco de anchoa de los últimos 30 años, que ha atraído a aguas próximas a Vigo un centenar de buques de todo el Cantábrico. Sólo el Instituto Español de Oceanografía (lEO) ha enfriado un tanto la euforia al expresar sus sospechas de que algunos barcos estén empleando dinamita, sistema desgraciadamente muy utilizado en la pesca de la sardina.

"No lo recuerdan ni los más viejos", repiten estos días los marineros. "Es una una ayuda del cielo para compensarnos de la crisis", ha dicho el presidente de la asociación de buques de cerco del puerto de Ribeira (La Corufia), Francisco Ayaso. Lo cierto es que desde hace unos días las capturas de anchoa en una franja costera próxima a Vigo son espectaculares.

Según datos del IEO, en 1993 entre el cabo de Finisterre y la frontera con Portugal sólo se pescó un tonelada de esta especie. El pasado martes se descargaron en puerto ¡160 toneladas! En lo que va de año se multiplicaron ya por seis las capturas de anchoa en 1994 en toda Galicia, incluida la franja cantábrica. La voz corrió entre los marineros y al medio de centenar de buques gallegos se han sumado en pocos días otros tantos provenientes de Asturias, País Vasco y Cantabria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de julio de 1995.

Lo más visto en...

Top 50