Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Ibarra pide que sólo faciliten su investidura si le van a dejar gobernar

El candidato socialista y presidente saliente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, adoptó` ayer en su discurso de investidura un tono conciliador y lanzó una petición: "Déjenme gobernar, porque una cosa es elegir presidente y otra gobernar".. "Si la actitud es poner contra las cuerdas al Gobierno, sean consecuentes y no faciliten la investidura", añadió.En una primera votación, PP e Izquierda Unida votarán en contra, y el viernes seguramente, la coalición se abstendrá en la segunda votación, permitiendo la proclamación de Rodríguez Ibarra.

Durante su intervención, el candidato socialista desglosé un amplio paquete de propuestas, entre las que se incluye apoyar cualquier iniciativa que tenga como objetivo el control del Gobierno y la creación de una comisión permanente de investigación.

Rodríguez Ibarra anuncié que, de ser reelegido presidente, la primera ley que enviará a la Asamblea tratará de garantizar la transparencia. de los políticos extremeños, publicando anualmente la declaración de bienes, rentas, remodelaciones y actividades de los representantes y cargos públicos y de sus familias. Propuso también que la financiación de los partidos políticos de la Comunidad esté administrada por el propio delegado territorial del Ministerio de Hacienda.Presidente canario

Mientras tanto, el nacionalista Manuel Hermoso era reelegido ayer presidente del Gobierno de Canarias con el apoyo de su grupo y del Partido Popular, en virtud del acuerdo alcanzado entre ambas formaciones políticas para que Coalición Canaria (CC) gobierne en minoría hasta las próximas elecciones generales, informa César Fernández-Trujillo. A partir de ese momento, el PP decidirá si entra en las tareas de gobierno o continúa su apoyo desde fuera.

El debate de investidura del nuevo presidente canario se caracterizó por los reproches realizados por el PSC-PSOE a CC por la ruptura del acuerdo alcanzado entre nacionalistas y socialistas después de las elecciones del 28 de mayo. Un pacto que no pudo cristalizar por los incumplimientos producidos en los cabildos y ayuntamientos. El portavoz socialista, Augusto Brito, criticó la petición de lealtad realizada a los grupos de la Cámara por Hermoso, a quien llegó a calificar de "campeón de la deslealtad política en las islas". El nuevo presidente canario acusó a Brito de engreído, soberbio y de creerse casi Dios al haber negociado el pacto con CC como si su partido fuera la primera fuerza política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 1995