Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antisemitismo aumenta en Alemania a pesar de que hay menos ataques 'ultras'

El informe anual de la Oficina Federal para Defensa de la Constitución alemana -los servicios secretos encargados del contraespionaje y de la protección contra el extremismo político-, presentado ayer en Bonn, constata un descenso considerable de las actividades de la ultraderecha en 1994, aunque crecieron las acciones antisemitas. Al mismo tiempo, el informe incluye al Partido del Socialismo Democrático (PDS), de orientación poscomunista y con un grupo parla mentario de 30 diputados en el Bundestag, entre las organizaciones que quieren acabar con el orden constitucional en Alemania.

La Oficina, como la llaman en la jerga del gremio, es uno de los tres servicios secretos alemanes, con sede central en Colonia, y cuenta con 2.269 empleados y un presupuesto de 118 millones de marcos (casi 10.300 millones de pesetas), un volumen insignificante al lado de los servicios de espionaje del BND, radicado en Múnich.Como un ejercicio obligado, cada año presenta su informe anual, dividido en capítulos de diferentes colores: rosa para el extremismo de izquierdas, amarillo para la ultraderecha, azul claro para extremistas extranjeros de toda laya y verde para el espionaje enemigo en Alemania.

El informe constata que el año pasado no hubo víctimas mortales en atentados ultraderechistas. No se encuentra la ultraderecha en Alemania todavía cuesta abajo, pero sí bastante de capa caída. Las infracciones legales de estos activistas bajaron de 10.561 en 1993 a 7.952 el año pasado; los actos de violencia, de 2.232 a 1.489, y el número de miembros de la ultraderecha se estima en 56.600, 7.900 menos que en 1993.

En un análisis de los delincuentes de ultraderecha se constata que un 78% tiene entre 17 y 20 años; un 18,5%, entre 21 y 30, y un 3% es mayor de 30. Sólo el 1% son mujeres. Un 78% fue a la escuela primaria, un 101/6 a una escuela media y un 4% a una escuela politécnica o instituto. En un 42% de los casos, esos criminales ultraderechistas proceden de familias con problemas de alcoholismo o divorcio.

La novedad más significativa es la inclusión entre los grupos extremistas de izquierda del PDS, que cuenta con casi un 20% de votantes en la antigua RDA. El informe presenta al PDS como heredero del desaparecido SED (partido comunista de la RDA), aunque el actual cuenta con 124.000 miembros y en el antiguo partido comunista figuraban 2,3 millones de afiliados.

Reconoce el informe que el PDS no encarna ya el tipo de partido ortodoxo comunista de cuadros, de impronta leninista, "pero su praxis política y desarrollo programático ofrecen puntos inequívocos que muestran que no aceptan el orden democrático de Alemania y tratan de superarlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1995

Más información

  • Informe del servicio secreto germano.