Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria municipal y autonómica del PP

El PP ha sido la fuerza política más votada en Asturias tanto en las elecciones autonómicas como municipales, pero, pese a este triunfo, los populares se han quedado a dos escaños de distancia de la mayoría absoluta. Es decir, ni aun un hipotético apoyo de los nacionalistas (el Partiu Asturianista mantiene su actual escaño) les permitiría gobernar con holgura.

La mayoría absoluta sólo será posible en el Parlamento regional si se produjera un acuerdo entre PSOE (segunda fuerza más votada) e Izquierda Unida, pero el pasado viernes el coordinador de IU en Asturias, Gaspar Llamazares, reiteró que "Izquierda Unida no apuntalará a quien se dice de izquierdas pero es de derechas".Con el 90% de los votos escrutados, el PP se convierte en la minoría mayoritaria en la Junta General del Principado con 21 de los 45 escaños. Gana de este modo seis respecto a las anteriores autonómicas, cuatro de los cuales se los arrebata al PSOE y dos a centristas asturianos-CDS, que desaparecen del Parlamento.

El PSOE pasa de 21 a 17 escaños. Su retroceso no se compensa por el avance de Izquierda Unida, que repiterepresentación parlamentaria, seis diputados, al igual que el Partiu Asturianista (PAS) que mantiene su actual escaño. De las tres circunscripciones electorales de Asturias, el PP fue el partido vencedor en la oriental y en la central, mientras que el PSOE se mantiene como fuerza hegemónica en la circunscripción occidental.

Con el 90% de los votos escrutados, el PP obtiene mayoría absoluta (18 concejales de 21) en Oviedo, la capital, cuya alcaldía mantendrán por tanto. En Gijón, la ciudad más poblada de la región, el PSOE obtiene 12 concejales, sólo uno más que el PP. En Avilés, la tercera población de Asturias, gana el PP (11 concejales), pero es previsible un pacto del PSOE (9) con Izquierda Unida (5). La izquierda es hegemónica en los municipios mineros más importantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995