Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los republicanos favorecen la concentración de medios en Estados Unidos

El Comité de Comercio de la Cámara de Representantes ha votado la abolición de la mayoría de las reguladores sobre precios del cable y ha levantado las restricciones al número de televisiones, emisoras de radio y otros medios de comunicación que puede poseer una sola compañía.

Pese a las protestas de varios demócratas, el comité votó -por 38 sufragios a favor y cinco en contra- a favor de estas medidas que afectan virtualmente a todo el sector de la industria nacional de comunicaciones.El primer objetivo de la ley es retirar las barreras reguladoras que separan a las compañías locales de teléfonos, las telefónicas que operan las llamadas de larga distancia y las compañías de televisión por cable. Se esperaba que el comité adoptara un delicado equilibrio, que permitiría a las locales entrar en la telefonía de larga distancia y en la industria de la televisión por cable, mientras que ellas mismas quedarían obligadas a abrir sus mercados. Pero los republicanos que estaban en el comité fueron más lejos, al echar abajo regulaciones de hace varios decenios que contenían prevenciones contra la concentración de propiedad en los medios.

La ley, que se votará en verano en el pleno de la Cámara, cuenta con un fuerte apoyo por parte del líder de la misma, Newt Gingrich. News Corp, compañía del grupo de Rupert Murdoch, ha sido una de las muchas empresas que han presionado con fuerza en favor de que se permita poseer estaciones de televisión y diarios en los mismos mercados. Las cadenas ABC, NBC y CBS, y otros grandes propietarios de medios como Westinghouse Electric, Tribune Company y New Worl Communications han presionado para incrementar el número de estaciones. de televisión y radio que una compañía puede reunir en una red nacional.

Pero los pequeños y medianos, propietarios se han opuesto a la abolición de las restricciones. The Washington Post, que es dueño de redes de cable y de estaciones de radio, se ha opuesto incondicionalmente a la medida. La Asociación Nacional de Radiodifusores se ha mantenido neutral.

La Administración Clinton se muestra en contra de varios puntos de la ley, especialmente los que se refieren a la derogación de la regulación de las tarifas que pueden cobrar los operadores de cable, que fue adoptada en 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 1995