La OCDE prevé una reactivación económica más sólida que la del empleo

Las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para 1996 y el horizonte del año 2000 no son demasiado optimistas en lo que se refiere a la disminución del paro. Si en 1994 se alcanzaba, dentro del conjunto de países miembros de la OCDE, la "cifra récord" de 34 millones de parados, es decir, más del 8% de la población activa, no se espera que ese porcentaje baie del 7% antes del cambio de siglo. La reactivación económica será más sólida que la del empleo.El caso español, con un 23,8% de parados y un 30,9% de la población femenina viviendo al margen del mundo laboral, representa un caso extremo. La OCDE, conocida por sus orientaciones liberales, cree que las vías más adecuadas para crear puestos de trabajo pasan por "una mayor flexibilidad de precios y salarios, unido a una baja de la presión fiscal y del coste del trabajo". Ya en 1993 la OCDE sugirió la conveniencia de estudiar la desaparición del llamado salario mínimo, por considerar que era un freno a la contratación y que su existencia empujaba a las empresas ricas a instalarse en países pobres para contratar allí la fuerza de trabajo para labores de escaso valor añadido. Todas estas consideraciones han sido presentadas en París.

La OCDE subraya que, aunque "en 1996 el índice de paro en Europa será de un 10,6%", es decir, inferior al más pesimista 10,9% previsto hace sólo unos meses, el año 2000 rondará el 9% si no se emprenden ciertas reformas estructurales". Entre los elementos que agravan la situación europea, consta el peso de los parados de larga duración, el número de jóvenes que no logran insertarse en el mercado de trabajo y el importante número de personas no cualificadas afectadas por el paro. La OCDE se refiere a las iniciativas francesas destinadas a favorecer "el empleo a tiempo parcial". Obviamente la OCDE también recomienda un mayor control del gasto público y la disminución o desaparición de las ayudas a la industria y la agricultura. Y habla de una necesaria reforma sanitaria que va unida a retrasar de nuevo la edad de jubilación, para evitar que el peso de "la generosidad de las pensiones" desequilibre las finanzas del Estado.

Liberalizar inversiones

Los ministros de los 25 países de la OCDE dieron ayer mandato a la Organización para negociar una acuerdo de liberalización de las inversiones, que podrá extenderse después al resto el mundo. La OCDE aconseja también la creación de nuevos impuestos indirectos. Las perturbaciones monetarias debido a flujos especulativos y las variaciones del valor de cambio forzados por las devaluaciones competitivas de algunos países quedan también en el punto de mira de la OCDE como elementos que hacen que la actual reactivación sea intermitente y caótica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de mayo de 1995.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50