Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYO

Aznar se mostró comprensivo en 1979 con la abstención "beligerante" en el referéndum constitucional

José María Aznar en 1979, con 26 años, recién iniciada su vida política como militante de Alianza Popular, y al poco de iniciar su carrera como inspector de Hacienda en Logroño, denostaba a la UCD, de la que ahora es defensor y se considera heredero, y expresaba su total comprensión hacia quienes se abstuvieron en el referéndum que aprobó la Constitución.En un artículo publicado en el diario Nueva Rioja el día 23 de febrero de 1979 -un mes después de haber ingresado en AP- opinaba que el consenso había provocado "la desconfianza de una enorme masa de españoles en el buen funcionamiento del sistema democrático". Desconfianza que, según él, quedó "palpablemente demostrada en el elevadísimo índice de abstención que se produjo en el pasado referéndum". Y a este respecto precisaba después: "En determinadas ocasiones, la abstención puede estar justificada, incluso puede el caso (sic) de una abstención beligerante como en el pasado referéndum constitucional". A continuación exhortaba a votar en las elecciones legislativas del 1 de marzo de 1979, y en las municipales del día 3 de abril.

En el mismo artículo señalaba que "tal como está redactada la Constitución, los españoles no sabemos si nuestra economía va a ser de libre mercado o por el contrario va a deslizarse por peligrosas pendientes estatificadoras y socializantes; si vamos a poder escoger libremente la enseñanza que queramos dar a nuestros hijos o nos encaminamos hacia la escuela única; si el desarrollo de las autonomías va a realizarse con criterios de unidad y solidaridad o prevalecerán las tendencias gravemente disolventes agazapadas en el término. nacionalidades (...)".

En otro artículo publicado el día 30 de mayo de 1979, señalaba que "en lugar de concebir un plan serio y razonable de organización territorial de España, se ha montado una charlotada intolerable que ofende al buen sentido (...)".

En sus mítines, Aznar suele decir ahora, para subrayar que los socialistas se aferran al poder a toda costa y rehúyen toda responsabilidad política, que "aquí ya se sabe que no pasa nada". Lo mismo decía en la primavera de 1979 cuando quien gobernaba era UCD.

En un artículo publicado el día 9 de mayo en Nueva Rioja, Aznar atribuía a vientos de revancha de los nuevos ayuntamientos el cambio de nombres de calles y plazas dedicadas a Franco y José Antonio. El Ayuntamiento de Gernika, relataba Aznar, "aprueba por unanimidad retirar la medalla de la villa así como todos los honores concedidos al anterior Jefe del Estado, que aunque moleste a muchos gobernó durante 40 años y se llamaba Francisco Franco. (...) En Coslada (Madrid), las calles dedicadas a Franco y José Antonio lo estarán a partir de ahora a la Constitución. Y no hemos hecho más que comenzar".

"No parece sino que mientras unos se empeñan en hacer antifranquismo, los otros esconden sus cabezas, no vaya a ser que les retiren sus carnets de credibilidad democrática. ¿Qué tiene que ver todo esto con la democracia?", se preguntaba entonces. "¿Qué tiene que ver, y eso es gravísimo, el Parlamento con la calle? (...) Ojalá que muy pronto comiencen a arreciar los vientos que prometen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1995

Más información

  • Críticas a UCD, a la política de consenso y al cambio de nombre de las calles