Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los testigos del crimen de La Jungla cambian sus versiones

Los testigos del crimen que se cometió el 1 de septiembre de 1993 en el poblado marginal de La Jungla, situado en la carretera que une Mejorada del Campo y Vicálvaro, han modificado sus versiones iniciales de los hechos durante el juicio que se celebra en la Audiencia de Madrid. Honorio Bruno Silva, de 29 años, cayó abatido de un disparo de escopeta en. La Jungla por haber incumplido el destierro de un mes que le impusieron cuatro patriarcas gitanos por un asunto relacionado con las drogas.Días después del crimen de Honorio, casi todos los testigos del hecho declararon ante la juez instructora del caso que el autor del mortal disparo había sido Antonio Vargas, alias El Petete y miembro del clan La Juliana, enfrentado al de Los Brunos, al que pertenecía la víctima.

Ahora, en el juicio, algunos testigos han indicado que se vieron forzados a declarar en contra de Los Julianes por temor a ser objeto de la venganza de Los Brunos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 1995