Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONGRESO EXTRAORDINARIO DE UGT.

Méndez, reelegido líder de UGT con el apoyo del 53,7%

Lito pide que la integración de los dos sectores no se realice con expedientes disciplinarios

La votación definitiva de los 800 delegados en el congreso extraordinario de UGT no produjo ninguna sorpresa. Cándido Méndez fue reelegido ayer secretario general del sindicato con un respaldo del 53,875% de los votos, una apretada diferencia frente a su contrincante Manuel Fernández Lito, que aglutina a un sólido bloque de oposición. Era el cuarto pulso que los dos dirigentes mantenían en el breve plazo de un año -dos congresos y dos comités confederales-, desde que Méndez tomó el relevo de Nicolás Redondo. Los resultados dejan clara la división del sindicato en dos, aunque ambas partes se han comprometido a recuperar la unidad.

Manuel Fernández Lito fue el primero en felicitar ayer a Cándido Méndez tras ser reelegido éste secretario general de UGT. Con ese abrazo se abría una tregua, que el sector crítico se ha comprometido a mantener hasta el próximo congreso ordinario de 1998. Méndez venció a Lito por 431 votos (53,875%) contra 369 (46,125%), idéntico reparto al que habían obtenido en los precongresos y que refleja las posiciones firmes que mantienen los dos sectores enfrentados del sindicato. El porcentaje obtenido por Méndez es sensiblemente inferior al del congreso del año pasado (75%), producto de la quiebra de la mayoría, por la disidencia de tres dirigentes y de sus uniones de origen (Madrid y Valencia).Pese a ese enconamiento de posturas y a los incidentes del proceso previo, el congreso se desarrolló con absoluta tranquilidad. Apenas una leve tirantez en los debates cuando intervenían los representantes de la parte contraria. No faltó ni uno solo de los 800 delegados convocados.

Lo que ocurra a partir de hoy en el seno de UGT es una incógnita. Verbalmente, los dos contendientes se comprometieron a fomentar la unidad interna. Méndez pidió la colaboración de todos y aseguró que la UGT no puede repetir una situación como la vivida en los últimos meses: "Hemos de abrir todos torrentes de generosidad y entendimiento".

Lito manifestó su respeto a los resultados y ofreció su colaboración a Méndez, aunque no le da "un cheque en blanco". El secretario general del metal cree que corresponde ahora a la ejecutiva lograr la integración, pero hizo un claro aviso: que no se realice a base de expedientes disciplinarios. "Nosotros empujaremos el carro", dijo, "pero a Méndez le corresponde tirar de las bridas y no frenar". En caso de que se produzca ese frenazo, Lito mostrará su clara oposición.Críticas a la ejecutiva

Este dirigente y su principal valedor José Álvarez, responsable de la unión de Cataluña, coincidieron una vez. finalizado el congreso en que la nueva ejecutiva es prácticamente la misma que la anterior. Y en el curso del debate previo a la elección lanzó una crítica directa: "Hace falta voluntad, y la ejecutiva la tiene, pero además hace falta capacidad". Esta opinión sobre la nueva dirección contrasta con la mantenida desde la otra parte, que asegura que sale reforzada y es más compacta que la saliente.

Álvarez fue el tercer protagonista de la jornada, no sólo por su apoyo incondicional a Lito, sino también por las explicaciones que tuvo que dar para aclarar su pronunciamiento sobre el poder de la UGT catalana. En las horas previas al congreso había declarado que "se deben respetar las peculiaridades de UGT de Cataluña" y amenazó veladamente con el abandono del sindicato. Álvarez quiso calmar los ánimos ayer y recalcó que Cataluña estará en los congresos de UGT "durante muchos años". Recordó que en 1990 pactó con Nicolás Redondo una cierta autonomía de la organización catalana para evitar la formación de sindicatos nacionalistas.

También Méndez habló de Redondo, aunque en su caso fue para recordar con orgullo la etapa del histórico líder de UGT y censurar las críticas vertidas contra él por algunos dirigentes ugetistas . El reelegido secretario general dedicó una gran parte de su discurso final al capítulo político y a la postura que ha de adoptar UGT en el caso de que el Partido Popular (PP) gane las próximas elecciones. "Ante un nuevo y probable panorama político, la UGT debe fortalecerse. Si se produjera el acceso al poder de la derecha", enfatizó, "la UGT seguirá realizando una política sindical responsable, defendiendo en todo momento el Estado del bienestar y oponiéndonse con absoluta firmeza a cualquier recorte en él".

El secretario general de UGT realizó, en este sentido, un paralelismo con Italia. "La furia de Berlusconi se estrelló contra los sindicatos [el Gobierno presidido por el magnate de la televisión y las finanzas se vio obligado a retirar un proyecto de recorte de pensiones ante la presión sindical], que no se han visto afectados por la debacle política de la izquierda".

El dirigente ugetista completó su primer mensaje tras la reelección con un llamamiento a todos los ugetistas para que se movilicen el Primero de Mayo y puso especial énfasis en que la consecución del pleno empleo "no es ninguna utopía".

En este atípico congreso extraordinario no hubo invitados de otros sindicatos o de partidos políticos. Pese a ello, el diputado socialista Manuel de la Rocha acudió al término de la reunión para felicitar a Méndez. El responsable socialista mostró su satisfacción por el triunfo de Méndez por una razón fundamental: "En este congreso se estaba jugando una cosa primordial; algunos dirigentes querían enterrar el legado de Nicolás Redondo".

Joaquín Almunia, presidente del grupo parlamentario socialista, rompió el silencio mantenido por el PSOE durante esta crisis de UGT. Señaló que "el único elemento negativo es la imagen de cristalización de dos bloques con fuerzas similares", pero alentó al sindicato a que recupere la serenidad y la colaboración entre la mayoría y la minoría. Almunia no descarta una próxima reunión entre la dirección socialista y la ejecutiva de la UGT.

Reyna se queda "para no dar la razón al juez Moreiras"

Cándido Méndez cerró su candidatura apenas 20 horas antes de que se iniciara el congreso. Hasta entonces estuvo barajando si permanecía o no en su equipo Sebastián Reyna, secretario de finanzas desde 1990, e inculpado en el caso PSV. Sus dudas eran enormes. Lo analizó con el propio sindicalista y pidió opinión a los dirigentes de las federaciones y uniones que le apoyan. Su decisión final es que Reyna se queda "para no dar la razón al juez Miguel Moreiras [instructor del sumario PSV], porque, además, no la tiene". Méndez dijo ayer ante el congreso del sindicato que el secretario de finanzas permanece a su lado porque está convencido de que no es responsable de la crisis de PSV ni tiene ninguna implicación jurídica.Otro argumento que, expuso es que ha tenido "un papel fundamental", para negociar con los bancos y con el Gobierno una solución para encauzar la segregación de las cooperativas y para que se esté iniciando la construcción de las viviendas. incluso la de la promoción más problemática, que es Valdebernardo (Madrid), donde los obreros empezaron a trabajar la semana pasada. Reyna recibió el segundo aplauso más largo de los delegados cuando se proclamó el resultado.

La elaboración del resto de la candidatura la ha decidido Méndez en solitario. Su gente le había dado manos libres y él quería no repetir el error del congreso del año pasado. La lista que salió elegida fue producto de una negociación en la que algunas uniones y federaciones le impusieron nombres a cambio de darle apoyo. Ahora ha querido formar su equipo, en el que permanecen los siete dirigentes que le han dado pruebas de lealtad en estos difíciles meses. Tan sólo ha cubierto los huecos de los tres disidentes: José Luis Daza, Gustavo Gardey y Dionisia Muñoz. Para la secretaría de acción sindical ha optado por Tony Ferrer, que ha realizado una eficaz tarea en la federación de químicas e industrias afines en esa misma tarea. Como secretario adjunto de acción sindical y del propio secretario general entra Jesús Pérez (dirigente de hostelería y comercio). La nueva secretaria de acción social es Almudena Fontecha (hasta ahora máxima responsable de la unión de Castilla-La Mancha). El resto de la ejecutiva está formada por: Alberto Pérez (organización), Pedro Díaz Chavero (acción institucional), Manuel Bonmati (relaciones internacionales), Luciano González (formación), Antonio Ordóñez (comunicación e imagen) y Antonio Retamino (secretario confederal adjunto a finanzas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de abril de 1995

Más información