Un escaño en Canarias se paga a más el doble que en Castilla-La Mancha

Los partidos que, el próximo 28 de mayo, obtengan representación en el Parlamento de Canarias recibirán 2.442.000 pesetas de subvención pública por cada escaño; mientras que los que entren en la asamblea de Castilla-La Mancha sólo percibirán un millón por parlamentario. Las subvenciones electorales que pagan las comunidades autónomas presentan diferencias abismales entre unas comunidades y otras.

, Cada voto autonómico obtenido en Madrid supondrá para el partido beneficiado un ingreso de 109 pesetas; a sumar a los 2.167.828 percibidos por escaño. Si el Partido Popular, ganador de las elecciones regionales de 1991 en la comunidad madrileña, repitiese ahora sus resultados, cobraría algo más de 200 millones de pesetas, frente a los 166 que le correspondieron entonces.De las 13 comunidades autónomas que celebran elecciones el 28-M, junto a las municipales, que tendrán lugar en toda España, Madrid es la que paga más caro cada voto y, la segunda que mejor paga el escaño, después de Canarias. Por el contrario, el voto peor pagado es el de Castilla y León, a 48,40 pesetas, y el escaño menos rentable, el castellano-manchego, que vale un millón.

Respecto a 1991, Castilla-La Mancha es la única comunidad que ha recortado las subvenciones electorales, congelando el precio del escaño y reduciendo el del voto en un 8,33%. Todas las restantes comunidades han aumentado la subvención en diferentes porcentajes; aunque destaca Navarra, que incrementa el valor tanto del voto como del escaño en un 58,85%.

Además de estas subvenciones, algunas comunidades autónomas, como Baleares, Aragón, La Rioja y Canarias, abonan a los partidos los gastos del mailing o buzoneo de propaganda; mientras que otras no lo hacen, por considerar que el Estado ya paga el mailing de las municipales y que éste es suficiente para las dos elecciones simultáneas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS