Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAFÍO TERRORISTA A LA DEMOCRACIA

Indignación en el PP por los destrozos en la tumba de Gregorio Ordóñez y las nuevas pintadas con vivas a ETA

Un grupo de radicales destrozó ayer la placa de la tumba de Gregorio Ordóñez, dirigente del Partido Popular asesinado por ETA en enero pasado, y vitoreó sobre ella a sus asesinos. Los desconocidos penetraron en el cementerio de Polloe, en San Sebastián, de madrugada, rompieron a martillazos la lápida del que fuera teniente de alcalde del Ayuntamiento donostiarra y realizaron varias pintadas alentando a la banda armada.El presidente del PP en el País Vasco, Jaime Mayor Oreja, y la viuda de Ordóñez, Ana Iribar, celebraron por la tarde, junto a unas doscientas personas, un acto de desagravio en el cementerio colocando una corona de flores sobre la tumba.

Durante el acto, cargado de emotividad, los presentes rezaron una oración y colocaron flores en el panteón profanado. La viuda del político del PP asesinado comentó minutos después de acabar el homenaje: "Hay muchos Gregorio Ordóñez hoy por hoy que van a seguir luchando por la paz y por la libertad, y que van a beneficiarnos a todos los que creemos en el camino que tomó Goyo, en favor de esa paz y esa misma libertad".

Los agresores rompieron además una jardinera y causaron otros destrozos en los alrededores. En el panteón propiedad de la familia del también miembro del PP Eugenio Damboriena, en el que descansa el cuerpo del concejal asesinado por la banda terrorista el 23 de enero, los agresores dejaron pintadas de color blanco Con vivas a ETA. La agresión contra el panteón de Ordóñez es la segunda en las últimas semanas. El 31 de marzo otros desconocidos hicieron la misma pintada en el lugar de reposo de la víctima terrorista. En aquella ocasión, los autores de la pintada la dejaron sin acabar porque fueron descubiertos y huyeron corriendo.

El secretario de los populares vascos, Carlos Iturgaiz, calificó ayer a los autores de "salvajes que hacen a los muertos lo que no pueden hacer a los vivos". "Es un acto lamentable", dijo Iturgaiz poco después de conocer los hechos. "Es lamentable que haya gente tan intransigente que no respete a la gente ni en su tumba. Cualquier comentario queda dicho con la actuación de estos salvajes".

El presidente de los populares en Euskadi, Jaime Mayor Oreja, acudió al cementerio en compañía de la hermana de Gregorio, Consuelo Ordóñez. "Ha resultado macabro este hecho", dijo minutos después de rezar sobre la sepultura, "por que da la impresión de que como no han podido matar a José María Aznar, ha venido aquí una serie de personas cargadas de rabia, a llevar toda esa rabia a la lápida de un muerto". Oreja pidió a los agresores que "por favor" dejen en paz de una vez los restos del concejal asesinado. "Que le dejen en paz, que dejen en paz su recuerdo, que dejen en paz su memoria y que dejen en paz el dolor de quienes, como Ana y Consuelo, y esencialmente su familia, están pasando todavía unos momentos especialmente trágicos". enfa tizó.

"Están rabiosos"

"No nos van a amargar ni a hacer que perdamos los nervios, cosa que ellos me parece que los tienen perdidos desde hace tiempo", indicó Consuelo Ordóñez. En su opinión, los violentos, con actos como los destrozos en la sepultura de su hermano, "no consiguen nada más que tirarse piedras a su tejado y que nosotros sigamos adelante mucho más firmes y con más fuerza si cabe que ahora. Con esto consiguen que sepamos mucho mejor lo que tenemos que hacer".

La madre del político asesinado, Consuelo Fenollar, también hizo declaraciones. "ETA quiere demostrar que está ahí, que son valientes, como cuando matan. Pero lo único que demuestran es que son unos cobardes, porque no lo hacen a plena luz del día, sino por la noche, lo mismo que matan a traición", dijo a Europa Press. En su opinión, con este tipo de actos, "ETA demuestra lo nerviosita que está". "Están rabiosos porque cada día son menos. Es gente loca y tienen que estar encerrados de por vida. Quieren ver si nos asustan para ver si nos callamos, pero ya pueden matar a un Gregorio o a mil Gregorios que siempre saldrá detrás gente para seguir", señaló.

El alcalde de San Sebastián, el socialista Odón Elorza, se unió, mediante un comunicado, a las muestras de rechazo y expresó su confianza en que los autores sean detenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de abril de 1995