Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete grupos del banco

De las siete familias que toman asiento hoy en el consejo de administración del Banco Herrero, sólo dos son de origen asturiano. Los Herrero, con un 25% del capital, tienen seis consejeros en el banco. El segundo grupo accionarial es la familia Masaveu, con el 15% y tres consejeros. Llegaron a Asturias en 1840, procedentes de Cataluña. Se enriquecieron con el comercio, el cemento y numerosas iniciativas industriales y fueron titulares durante décadas de uno de los mayores paquetes de Banesto, que abandonaron por diferencias con Conde. El tercer grupo accionarial lo constituyen los Aznar, una de las más acrisoladas familias de la oligarquía minera y naviera vizcaína, emparentados con el poderoso naviero Ramón de la Sota, uno de los personajes cumbres del capitalismo vasco. Los Aznar poseen dos consejeros, uno de ellos vicepresidente segundo. El resto de las familias tienen un consejero. Los Alvargonzález, navieros de rancia raigambre gijonesa, poseen en tomo a un 5% y están también, presentes en Hidrocantábrico.

Estos últimos, con alrededor de un 5% del banco, habían emigrado el siglo pasado a Cuba, donde acrecentaron su fortuna al contraer matrimonio uno de ellos con la heredera de una importante industria tabaquera. Posteriormente emparentan con los Herrero. La familia Orejas, originarios de León y con negocios industriales en Asturias desde hace décadas ostentan una posición de aproximadamente un 3%. Por último, los Hidalgo, con un 1,5%, son descendientes de dos destacados directivos del banco en sus primeras décadas. Procedían de La Rioja y forman una clara alianza con Herrero y González del Valle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de abril de 1995