Avelino Antolín, líder mundial de techos para coches, enterrado en Burgos

La iglesia de San Lorenzo de Burgos quedó ayer desbordada por las más de 4.000 personas que asistieron al funeral de Avelino Antolín Toledano, de 60 años, presidente del grupo de empresas de automoción Antolín-Irausa, fallecido el pasado lunes en Madrid como consecuencia de un infarto de miocardio.[El secretario del comité ole empresa de Santana Motor, Jesús Fernández, señaló que no existen motivos de preocupación respecto al futuro de la compañía tras la muerte de Antolín. El empresario burgalés iba a asumir casi el 40% del accionariado de la firma de Linares, informa Europa Press.]

El grupo Antolín-Irausa, presente en Alemania, Francia, Portugal, Colombia, la República Checa y Estados Unidos, entre otros países, facturó en el último ejercicio más de 34.000 millones de pesetas y dio empleo a más de 2.000 personas. Techos, paneles de puertas, asientos, cerraduras, fundas y otros muchos componentes de automóvil salen de las fábricas que dirigía Avelino junto a su hermano José.

Asociados con la multinacional alemana Lemforder-Metallwaren, en mayo de 1994 se desprendieron de la empresa matriz. Las otras empresas quedaron reorganizadas en el grupo Antolín-Irausa. En 1993 eran líderes mundiales en la fabricación de techos para automóviles, con siete millones de unidades vendidas.

Avelino estaba casado con Pilar Arribas y tenía dos hijos. Ahora trabajaba en nuevos proyectos industriales en Valencia, la entrada en Santana Motor y la puesta en marcha en Burgos de un centro de investigación tecnológica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS