El juez encarcela a la joven balear que mató a su padre y deja libre a la madre

El juez de guardia Miquel Florit decretó ayer el ingreso en la prisión de Palma de Mallorca de A. B., de 16 años, que confesó el martes haber disparado contra su padre mientras dormía en una finca de Calvià (Mallorca). Pedro Gil Sánchez, de 43 años, resultó muerto en el acto y quedó con la cabeza destrozada por un cartucho de una escopeta de caza. La madre, Ana María Giménez, de 39 años, que había sido detenida por la Guardia Civil como supuesta testigo de los hechos, fue puesta en libertad sin cargos. La madre relató al juez que estaba durmiendo cuando su hija actuó, pasada la medianoche del lunes. A. B penetró en el domicilio por una ventana.La adolescente, que se entregó voluntariamente y confesó el crimen instantes después de cometerlo, manifestó al juez que era víctima de continuos insultos y malos tratos por parte de la víctima. El mismo día en que sucedieron los hechos A. B. había recibido de su padre dos violentas reprimendas. Le recriminaba su falta de atención a los trabajos en la finca agrícola en la que la familia reside.

El abogado Miguel Monserrat, que asistió de oficio a A. B. y a su madre, señala que ninguna de las dos habían denunciado nunca las supuestas vejaciones "por miedo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción