Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gran despliegue policial en Móstoles para desalojar a diez 'okupas'

Un grupo de 10 jóvenes okupas de Móstoles (199.000 habitantes) fueron ayer desalojados por me dio centenar de agentes antidisturbios de la Policía Nacional. Los chavales de 18 a 25 años, resistieron pasivamente a la expulsión de lo que ellos denominaban el club social, una casa baja que llevaba casi una década sin habitar y que está situada en el par que Cuartel Huerta, punto neurálgico de la localidad donde actualmente se construyen los juzgados , la biblioteca central y el conservatorio.El pasado mes de septiembre, estos jóvenes convirtieron el inmueble en un lugar de reunión de más de un centenar de personas, a las que ofrecían participar en talleres de fotografía o teatro, pero el actual propietario les denunció por invasión de la propiedad privada.

Desde poco antes de las once de la mañana de ayer, los policías antidisturbios pusieron cerco a la zona, impidiendo el tránsito de ciudadanos por el parque. La Policía Municipal también colaboró en la operación cortando los accesos a la zona, además de un tramo de la avenida de la Constitución -la más céntrica de la localidad-, que discurre paralela al lugar donde se llevaba a cabo el desalojo.

Casi un centenar de amigos y simpatizantes de los okupas se concentraron frente al cordón policial en apoyo a los 10 chavales, que aguantaron toda la noche dentro del local. En el momento de la expulsión de los 10 jóvenes, alguien creyó ver entre ellos a uno de los hijos del alcalde. "José Luis Gallego se llama también", dijeron los concentrados. Esta versión, sin embargo, fue rechazada por el propio regidor, quien afirmó: "Mis hijos no son okupas, han dormido en casa y ahora se encuentran estudiando".

Entre los testigos presenciales y los curiosos que se quedaron para presenciar el desenlace había distintas opiniones. Unos calificaban de "desmesurada" la presencia policial y de "fascista" la forma de operar de los antidisturbios. La casa ocupada comenzó a ser demolida ayer mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de febrero de 1995